campo-de-concentracion

Respeto: un camino de ida y vuelta

 

Convencidos de que hacían lo mejor para el bien común…
A veces olvidamos que el respeto es un camino de ida y vuelta. Y que nuestra libertad termina donde empieza la del otro. Obligar a los demás a respetarte sin respetarlos a ellos en el nombre del colectivo no es otra cosa que fascismo.

Los nazis, por poner un ejemplo, fueron gente muy responsable, obediente, disciplinada y solidaria con su colectivo, convencidos de que hacían lo mejor para el bien común.

A estas alturas de la película no nos cabe duda de que fueron manipulados y usados para crear un imperio que lo controlara absolutamente todo en el nombre de la verdad, la ciencia y la salud.

Si somos capaces de ver la moraleja en lo que trajo aquella guerra, aquella historia, a lo mejor podremos aplicarla a un tiempo en el que el déjà vu empieza a hacer que nos zumben los oídos otra vez…

Emilio Ramón

 

mascara-veneciana

 

Notas

*Imagen de campo de concentración, por  Jordan Holiday en Pixabay

**Imagen de máscara veneciana, por Franz W. en Pixabay

Share: