camino-expresarme-registros

¿Qué camino debo seguir para expresarme? Lectura Registros Akásicos. Segunda parte

Tú, que eres gran cocinero, cada vez que pones amor y alegría, deseo de entregarte a los demás en esa comida con la que les obsequias, estás poniendo arte en tu día. Te estás expresando.

No menosprecies esos actos de amor que salen de ti, y que te hacen grande. Sé consciente, cada día más, de ellos. Piensa en cada uno de esos pequeños actos de la vida como una forma de expresión y pon atención en cómo los has hecho.

 

Esta es la segunda parte de la canalización que hice a una persona desde los Registros Akáshicos. Aquí comparto la segunda pregunta que hizo.

Porque podríais invocar la abundancia de muchas formas, con mucho esfuerzo podríais lograrla. Pero no hay vía más rápida que el sentir desde el corazón que nada nos falta, incluso sin verlo en la mesa.
Si la primera parte se enfocaba en el tema de la abundancia y la prosperidad, en este caso la pregunta transmite una preocupación por la expresión a todos los niveles.

Como en la anterior pregunta, sustituyo nombres por una X para garantizar el anonimato de la persona. También recuerdo que la cursiva es la parte que corresponde a la canalización recibida. Y que utilizo (…) cuando hay algo demasiado personal o que considero no merece la pena incluir.

 

Te recomiendo leer la primera parte, para que veas cómo nuestros guías enfocan la lectura desde el principio.

Esto, de todas formas, es una de las muchas maneras en las que la información puede llegarnos. Depende del momento, la persona, el canal que recibe. También puedes encontrar más información sobre este tema en la categoría de «Registros Akáshicos», enlazada arriba previamente.

 

—¿Qué camino debo seguir para expresarme?

—¿Expresarte? Ya te expresas a diario. Pero no le das importancia a cada palabra, cada gesto.

Expresarse, desde el punto de vista artístico, que es probablemente desde el que preguntas y es una de tus ambiciones, es algo más natural de lo que te crees, amigo. Expresarte artísticamente nace de aprender a expresarte en cada paso.

 

Es esencial limpiar nuestra aura para reconectar

Si tu alma está oscurecida, llena de dolor, angustia, si tu campo energético está lleno de merodeadores o parásitos energéticos —creados por tus propias emociones—, te será difícil expresar la verdadera luz y amor que hay en ti.

 

Aprender a conocerte mejor y poner consciencia en tus actos

Si aprendes a conocerte mejor día a día, a poner consciencia en cada uno de tus pensamientos y actos —a través de la meditación es una buena forma—, pero puedes escoger la tuya. El campo, por ejemplo es una buena manera…

Cuando empezamos a hacer de cada minuto de nuestra vida algo artístico, el resto viene por añadidura.
A través de esa expresión, decimos, de las más pequeñas cosas, se llega a la expresión con mayúsculas del arte.

Es decir, cuando empezamos a hacer de cada minuto de nuestra vida algo artístico, el resto viene por añadidura.

 

Tomar consciencia de los ingredientes que echamos al potaje

Tú, que eres gran cocinero, cada vez que pones amor y alegría, deseo de entregarte a los demás en esa comida con la que les obsequias, estás poniendo arte en tu día. Te estás expresando.

cocinero-cocina

Más allá del ingrediente, observa con qué intención profunda, con qué ánimo lo estás echando a la olla.

 

No menosprecies esos actos de amor que salen de ti, y que te hacen grande. Sé consciente, cada día más de ellos. Piensa en cada uno de esos pequeños actos de la vida como una forma de expresión y pon atención en cómo los has hecho.

Qué pensamientos o emociones echabas a esa comida. ¿Te pasaste de sal?, ¿de azúcar quizá? Observa en ese cocinar los ingredientes que has echado en la olla. Sé atento y consciente de ellos.

Porque cuando cocinas, no estás poniendo únicamente sal, pimienta, pimentón. Con cada grano de sal puede ir un grano de alegría, de amor, de agradecimiento, de perdón, o cien gramos de amargura, de desprecio, de soberbia, de juicio, de no aceptación.

Piensa de ahora en adelante, cada vez que guises —e insistimos en que es algo que se te da realmente bien—, qué estás echando al potaje.

 

El poder de la intención y la emoción. El dolor engorda

Más allá del ingrediente, observa con qué intención profunda, con qué ánimo lo estás echando a la olla. Porque eso se transforma en la energía que de ti vas a ofrecer a tu familia, a tus amigos.

Si echas unos pimientos ecológicos buenísimos llenos de resentimiento, imagina cómo sabrá tu guiso para las almas que lo coman. Si esas berenjenas las cargas de angustia, de dolor, imagina de nuevo las calorías que le añades al guiso.

Porque sí, el dolor engorda amigo nuestro. El guardarse cosas, el no soltar lo que deberíamos soltar, el no dejar ir de nuestra vida lo que nos ha enseñado, y ya no debe seguir ahí más que como lección que recordar cuando olvidemos la moraleja.

Nos vamos inflando de dolor, de sombras, y si no reaccionamos a tiempo, el guiso se puede convertir en amarga medicina.

 

Si echas unos pimientos ecológicos buenísimos llenos de resentimiento, imagina cómo sabrá tu guiso para las almas que lo coman.
El no dejar ir todo eso engorda, tenlo claro. Nos vamos inflando de dolor, de sombras, y si no reaccionamos a tiempo, el guiso se puede convertir en amarga medicina. Tenlo en cuenta.

Expresarte, amigo nuestro. Empieza por ahí, por estar atento a cómo te expresas con cada palabra, con cada emoción, con cada sentimiento hacia ti y hacia los demás.

 

Desapegarse, soltar lo que ya no necesitas

Hazte observante de todo lo que sale de ti y transmuta lo que ya no te haga bien, déjalo marchar. Suelta, desapégate en este viaje que te espera de todo lo que ya no necesitas.

Camina lo más ligero posible. Porque si vas vaciando de trastos tu mochila, empezarás a ir más ligero por la vida. Y por tanto, verás las cosas y las situaciones desde la ligereza del halcón y no desde la miopía del ratón o el peso de la tortuga.

 

Confiar, no dejar que los miedos te condicionen

El arte es importante para ti. No te obsesiones con eso ahora. Sigue por donde vas, vas bien si haces caso a tu corazón, no dejes que los miedos de los demás te condicionen. Y confía en que todo se va a ir poniendo en tu camino a tu disposción conforme lo vayas necesitando.

Pero es prioritario ese cambio de »chip», de estructuras mentales y emocionales; ese soltar, para que una comprensión e inspiración más profunda que te haga ir más lejos en tus sueños llegue por fin.

 

Despedida y cierre. Invitación a conectar con tus guías

Adorado amigo nuestro, creemos que por hoy está bien, X (se refieren a mí, al canalizador en este caso) está muy cansado, percibimos que es mejor cortar aquí.

Siente simplemente que estás muy bien acompañado y que tus guías están deseando ayudarte.
Pregúntanos otro día si quieres o sientes que quieres más información sobre lo recibido y estaremos gustosos de atenderte. Pero piensa que tú también puedes empezar a recibir nuestra ayuda de muchas formas.

Simplemente pide conectar con tus guías espirituales.
Siempre estamos ahí contigo aunque tus ojos no puedan vernos.

Jesús, Yogananda, Buda, qué mas da el nombre del maestro, la religión, o el mundo desde el que te hable.

No desprecies las lecciones de cada maestro con el que te cruzas en tu vida. Pero tú puedes escoger la manera en la que recibir sus mensajes, su guía. Piensa en que siempre están contigo, estamos contigo.

 

No importa cómo llames o percibas a tus guías. Siempre están ahí

Y da igual si ves a tus guías como ángeles, arcángeles o querubines. No importa la forma que les des, si piensas en Dios, en la Fuente, en el Universo. Nada de eso es importante.

A veces nos parece que la acción ha de ser algo más concreto, pero si no hemos resuelto primero el empezar a conocernos y a establecer ese diálogo con nuestra esencia, seguiremos tomando acciones desde la confusión.
Siente simplemente que estás muy bien acompañado y que tus guías están deseando ayudarte. Escoge la manera de comunicarte con ellos como tú mejor lo sientas y estarán ahí para darte abrazos de luz y calor, consejo siempre que lo necesites.

A veces pueden llegar  como en esta ocasión por vía directa, otras lo harán a través de señales que tu corazón sabrá que no puede pasar por alto. Son infinitas las maneras de hablar con tu mundo espiritual. ¡¡¡Descúbrelas, ánimo!!!!

 

Despedida

Por hoy creemos que está bien.
Un superabrazo de tu familia cósmica, que está deseando verte feliz y realizado. Sigue tu intuición, reconéctate con ella. Será lo mejor que puedas hacer por el momento.

A veces nos parece que la acción ha de ser algo más concreto, pero si no hemos resuelto primero el empezar a conocernos y a establecer ese diálogo con nuestra esencia, seguiremos tomando acciones desde la confusión.

Nada más pues, te recomendamos emplearte a fondo en ese »reconectar» con tu luz y esperamos ver tus progresos muy pronto.

 

Eres maravilloso

Eres maravilloso, y el universo no estaría dando vueltas ahora mismo si tú no estuvieras aquí formando parte de él.

Nos despedimos por hoy con eso para que lo grabes a fuego en ti y lo recuerdes las veces que sea necesario.

¡Un besito para nuestro querido X también, para X preciosa y para la maravillosa X! Muy buenas noches…


—¡Pero si es de día!!!!

—Sí, pero cuando él lea esto será antes de acostarse, amigo 🙂 +

—Mil gracias en nombre de X y de toda su familia, (…), vuestros consejos no dejan de sorprenderme. ¡Y vuestra capacidad poética tampoco!

—Descansa amigo. Descansa tú también…

 

+Aquí los Señores de los Registros me gastan una broma como canal, para que compruebe que no soy yo quien dice desde mí todo esto a la persona sino ellos. Al ir finalizando esta canalización me sorprendió ese «Muy buenas noches» cuando para mí era por la mañana. Pero, en efecto, ellos sabían y así fue, que la persona leería el mensaje por la noche.

 

*Imagen destacada del camino al Monasterio de Pullahari  (Kathmandú, Nepal) por Emilio Ramón.

**Imagen de camping de Pexels en Pixabay

***Imagen de cocinero de: Free-Photos en Pixabay

Share: