el-sol-tarot-marsella-lemat-emilio-ramon

 

Que hoy brilla el sol, querida, querido nuestro, y ya nada has de temer. Que los miedos son solo reflejos de cosas del pasado, y desde hoy te tienes que mentalizar de que empieza un nuevo día, sí, un nuevo día. Míralo así…

 

XVIIII El Sol

Ayer pensé en entregar en adelante un mensaje semanal (+ si nuestros guías tienen a bien hacerlo y lo consideran preciso, pues son ellos quienes hablan o no).

El sol, brilla hoy en tu día, ¿no es así? Algo has hecho bien…
Siempre partiendo de una o más cartas del Tarot de Marsella. No sé hasta cuándo, pero ahora quiero hacerlo así en este momento, siempre que las circunstancias me lo permitan.

Puedes leer los dos anteriores en la etiqueta: Mensajes de los Ángeles. De nuevo, el mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

Hoy la carta del Sol aparece como eje central e inspiración, derecha, reluciente. Sobran comentarios, verás claramente la relación entre el mensaje y los dibujos que lo han llamado. Y este es el mensaje que me ha llegado para ti. Espero de corazón que te alegre tanto como a mí.

 

Mensaje de Suikawari: Un nuevo día

El sol, brilla hoy en tu día, ¿no es así? Algo has hecho bien, o quizá muchas cosas hiciste bien y hoy ven recompensa en esta ventana que abres al mundo.

No tuviste prisa y regaste la flor que hoy ves hermosa en la maceta. La casa que habitas está limpia, preparada para todos aquellos que deseen entrar en ella.

 

Ábrete

¡Alegría de vivir en tu puerta, querido, querida amiga! ¡Alegría! Que esta semana tu casa se abra para todos aquellos que quieran entrar en ella.

Ofréceles un café, un té, algo que tengas rico para dar, con todo tu esmero y alegría. Ofréceles, ante todo, a ti, la mejor versión que puedan encontrar en este día, con tu mejor sonrisa, porque hoy Dios te brinda esta oportunidad, hoy eres Dios, Diosa por un día.

¿Pero, por qué no serlo por toda una vida, o mejor dicho, por toda una eternidad? Hoy puedes ensayar en esa casa de puertas abiertas ese gesto eterno, eso que puede, y debería convertirse en una sana costumbre. Abrirte al mundo, abrir tu corazón de par en par sin reservas, sin miedos para todo aquel que lo necesite y quiera disfrutarlo. Abrirte, esta es la clave de hoy.

 

Recibir para poder dar

Si te levantaste con tu mejor cara, aprovecha y que siga así. Si aún no, mira esta carta, obsérvala, y llénate de su amor incondicional para dárselo a todos después. Llénate si aún no te sientes llena, porque en ese llenarte podrás repartir después.

 

mensaje-angeles-emilio-ramon-suikawari-un-nuevo-dia

 

Dar, recibir, que tu casa sea eso, un portal infinito por el que quien pase sea bien recibido y se marche siempre con una sonrisa, o con una lección, si es lo que le pertoca. Pero en ese caso, si no pudiste entregar sonrisas sé compasivo.

Porque la lección a veces duele de entrada, entrégala con amor a quien la haya inconscientemente pedido, porque en ese entregar la lección y la amarga medicina con amor le estarás entregando la sonrisa del futuro. La que viene con el ¡Claaaroooo! ¡Cómo no caí?

 

Suéltate el pelo y la sonrisa

Abre tu hermosa cabellera y quita cualquier cinta, cualquier cosa que la ate. Suéltate el pelo, que ningun anfitrión se recoge el pelo por miedo a que se lo corten como a Sansón. Suéltate el pelo y la sonrisa, que sí, ya ves que te insistimos en ese detalle, pues es esencial a todas luces.

Sonríe aun cuando no hayas amanecido con ello. Crea esa dinámica, conviértela en una costumbre. Al principio quizá cueste un poco, pero en adelante será más fácil. Porque todo en esta vida pasa por un entrenamiento, por un de la nada al todo pasando por distintas fases y grados.

Sonríe pues tan amplio como puedas, desde esa puerta abierta de tu hogar. Sonríe a aquellos que pasen por ella, de modo que se sientan invitados a entrar. Y si aún no te llega de oreja a oreja, practica, y descuida, que ya verás cómo pronto sucede el milagro. Una sonrisa es terapéutica, y el principio de todo amor entregado al mundo.

 

Perder el miedo a entregarnos

Date, date entera, sin miedo a ser dañada. Pues aquellos daños pasados son solo señales de tu aprendizaje. Y el quedarte en ellos lo contrario. De qué sirve una lección si no se integra, ¿está aprobada, aprendida entonces? No, y se convierte en una condena, pues pedirá repetirse.

Date el tiempo pero actúa, no procrastines, pues en el arte de hacer como la hormiga, día a día, está el secreto de la manifestación divina. Abre la puerta de tu casa cada día un centímetro más. Quita la llave. ¿Que le das doble vuelta? Prueba hoy con una sola. Mañana verás cómo te salta la llave directamente.

Cuando las cosas ya han dejado de tener sentido en nosotros, en nuestra vida, saltan, se van, se aflojan. Haz lo mismo con la llave de tu puerta, ve aflojándola si aún la tienes demasiado metida en la cerradura, afloja, suelta.

Que hoy brilla el sol, querida, querido nuestro, y ya nada has de temer. Que los miedos son solo reflejos de cosas del pasado, y desde hoy te tienes que mentalizar de que empieza un nuevo día, sí, un nuevo día. Míralo así.

Un día, el día en el que decides quererte más que nunca y entregar todo eso, regalarlo a quien pase, y pedirle que se coma esa tarta tan deliciosa que preparaste para los tuyos.

 

El amor incondicional

Abre la ventana y grita generosamente: ¡Eh, aquí se dan tartas gratis!!!

 

ventana-primavera-mujer

 

¡Acércate! Y aquello que reservaste para unos pocos, para quienes juzgaste que lo merecían, dalo entero al primero que pase, sin juzgar si lo merece, si le pertoca, pues no somos quienes para saber y determinar eso. Haz el ejercicio, entrégate a él con gusto, gozo y alegría! Prueba, y verás los resultados.

Estás hoy en un entrenamiento gratuito, de esos que te ofrecen por internet para venderte cursos. Hoy Dios no te vende nada, te lo regala. Haz tú lo mismo con esa sonrisa y con estas bendicones que de ahora en adelante recibes desde tus queridos Ángeles.

Date, sal ahí afuera y date, que el mundo te necesita. ¡Y miles de gracias! Un beso enorme desde aquí, que es tu aquí también. Un beso, ¡miles, millones! ¡Tú puedes, te amamos! ¡No lo olvides!

Suikawari

 

Si quieres leer más mensajes como estos puedes hacerlo en las categorías de Canalizaciones y de Registros Akáshicos. Y en la etiqueta de Mensajes de los Ángeles.

¿Quieres una lectura de Tarot Evolutivo o de Registros Akáshicos conmigo? Escríbeme al formulario de contacto o en Facebook y te informaré encantado.

 

Notas

*Imagen destacada con el arcano mayor del Tarot de Marsella XVIIII El Sol, del Tarot restaurado por Encarna Sánchez y Daniel Rodés, baraja Lemat. Foto, © Emilio Ramón, suikawari.com.

**Imagen con el arcano mayor del Tarot de Marsella XVIIII El Sol, del Tarot restaurado por Encarna Sánchez y Daniel Rodés, baraja Lemat y cita de la canalización. Foto y texto, © Emilio Ramón, suikawari.com.

***Imagen de ventana soleada y mujer por Oberholster Venita en Pixabay

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

Share: