mensaje-angeles-semillas-de-actitud-emilio-ramon-suikawari

 

La vida se puede vivir de forma simple. No necesariamente hay que darle vueltas a las cosas, no nos referimos a convertir al parloteo de la mente en el timón del barco. Pero sí que cuando no existe nada que mueva, que toque, que conmueva, la energía se estanca.

 

¿Debería hacer, conquistar, moverme hacia adelante? ¿O es mejor dejar de un lado el deseo que todo lo activa para permanecer donde estoy?
Una semana más, nuestros guías y maestros de luz + nos traen este mensaje canalizado ++ como de costumbre desde el Tarot de Marsella. Un mensaje algo más breve que anteriores, pero lleno de sabiduría y miga de nuevo.

Quienes me conocéis y seguís estos mensajes me habéis visto canalizar sin el Tarot. No es la única manera, ni mucho menos. Pero esta serie de mensajes semanales da a nuestros guías, en lugar de hacer una pregunta directa, una pauta para que escojan de qué van a hablar a partir del simbolismo de los arcanos.

Es una forma que probé un día y me encantó, porque sigue dándonos muy buenos resultados. Y también me permite dar a conocer la profundidad que esta herramienta del Tarot que amo tanto puede llegar a mostrar cuando se usa desde la consciencia.

Otra de las opciones o herramientas que uso para canalizar, son los Registros Akáshicos aunque, de nuevo, no es la única manera de conectar con nuestros guías.

Las cartas que lo motivan son La Reina de Oros, mirando a VI El Enamorado invertida. Más abajo te comento sobre estas cartas. Te dejo con el mensaje.

 

Mensaje de Suikawari: Semillas de actitud

No es de extrañar que en circunstancias adversas reine la desconfianza en cuanto a lo que nos mueve, a lo que hemos venido a hacer en esta vida. Son esos momentos, esos tiempos, el campo de cultivo ideal para sembrar las dudas que traerán las crisis renovadoras.

¿Debería hacer, conquistar, moverme hacia adelante? ¿O es mejor dejar de un lado el deseo que todo lo activa para permanecer donde estoy?

 

mapa

 

Cuestionarse, sinónimo de estar vivos

Hacerse, llegar al tiempo de esas preguntas es buena cosa, queridos, queridas, pues significa que estáis vivos. Sin preguntas no hay respuestas, y tampoco movimiento, avance. El no hacerse preguntas es algo que lleva al estancamiento.

La vida se puede vivir de forma simple. No necesariamente hay que darle vueltas a las cosas, no nos referimos a convertir al parloteo de la mente en el timón del barco. Pero sí que cuando no existe nada que mueva, que toque, que conmueva, la energía se estanca. La estabilidad lograda se corrompe, se queda inmóvil como aguas de un río que dejan de fluir y se estancan, y allí no hay más que abono para la podredumbre.

 

Tantos caminos…

Se puede vivir una vida sencilla, sin necesidad de cuestionarse todo, si así la persona y el alma lo sienten. No todos habéis venido a esta vida a ser investigadores, inventores, científicos, estudiosos…

Muchas vidas contemplan caminos mucho más sencillos, y no por eso son menos válidas. Son eso solo: caminos para conocerse mejor, para ampliar aprendizaje, sabiduría.

 

La inquietud como motor

Pero incluso para aquel pastor que decidió que su vida se consagraría a su tarea y a su rutina, hay una necesidad de movimiento, de ir en busca del río que aplaque la sed de sus ovejas, de trabajar para encontrar la tierra donde puedan alimentarse bien. Hay una necesidad de hacer, de ir adelante para mantener ese rebaño que le da el sentido a su vida.

Una cosa es no ser ambiciosos, en el sentido de codicia y otra muy distinta no serlo en el sentido de no tener nada que nos mueva.
Y si se volviera perezoso, si de pronto pensara que por tener 71 ovejas ya ha conquistado el infinito, se estaría equivocando. Porque un día morirá una, y tendrá 70. Otro día un rayo se llevará a otra y quedarán 69, y tal vez una sequía acabe con los pastos y, al no poder dar de comer a sus ovejas, acabe perdiendo más de la mitad, si no reservó un dinero para invertir en piensos para tiempos en los que afuera escasea el alimento.

 

ovejas-mensaje-angeles-emilio-ramon-suikawari

 

Con esto remarcamos que una vida, tanto si está motivada por la inquietud de saber, de conocer, de investigar, de crear, de ayudar a otros, como si es aparentemente una vida más pausada, sin aparente motivación, plan o misión, necesita igual que las otras del ánimo y el deseo de progresar. Pues sin eso, nada se mantiene y todo se pierde.

Una cosa es no ser ambiciosos, en el sentido de codicia y otra muy distinta no serlo en el sentido de no tener nada que nos mueva.

 

Regar la vida

El nuevo día que vemos nacer, por mucho que nuestra vida esté aparentemente hecha, creada, necesita siempre de un regar, caminar, transitar de alguna forma, de un mantener el movimiento.

Sois conquistadores de mundos, de vidas, no olvidéis que en vuestra actitud están las semillas de lo que vendrá.
No importa al militar, al guerrero, que no haya guerra, sigue entrenando porque el estar preparado para un eventual conflicto está en su esencia. El guerrero lo es con o sin guerra. Lo mismo que el pastor es pastor con o sin ovejas. Pero lo es por su actitud, por el ánimo de levantarse ante la adversidad, ante las tormentas y las sequías, no por tener un rebaño.

Dejad pues las dudas, la incertidumbre y la flojera en estos tiempos, y concentraos pues en vuestro ánimo y no en los resultados. No miréis al horizonte con miedo sino con alegría.

 

Cuidarse, observarse

Y si no sois capaces, pues no miréis al horizonte sino a vuestro ombligo. Ved si duele, si está contento, y cuidaos, observaos. ¿Necesitáis algo, falta algo? ¿Por qué?

¿Estáis caminando en la dirección correcta, hacia el corazón y aquello que amáis, hacia las personas que amáis? ¿O estáis inmóviles en el camino, temiendo ser atropellados con las alas rotas?

 

La actitud como semilla

Sois conquistadores de mundos, de vidas, no olvidéis que en vuestra actitud están las semillas de lo que vendrá. Golpead los clavos en la madera, y en cuanto echéis la vista atrás y os queráis dar cuenta habréis construido una casa, vuestra casa, vuestro templo.

Que no os falte nunca ese deseo de abrazar un nuevo día con alegría, de hacer algo nuevo, aunque sea decirle a esa oveja del rebaño al oído que hoy luce muy guapa, muy bonita, que su lana abrigará pronto a una familia.

Que no os falten las ganas de sacarlas a pasear por los bosques, porque en ese camino os encontraréis todo lo que habéis pedido, lo que necesitáis saber, experimentar. Que no os falte, que no se os quede dormida la vida. Os amamos.

Suikawari

 

semillas-de-actitud-mensaje-angeles-emilio-ramon-suikawari-cita

 

La Reina de Bastos y VI El Enamorado invertida

En el Tarot de Marsella las Reinas de espadas, oros y copas miran hacia la izquierda, hacia el pasado, están en el 4 conservador, estable.

Y es ese amor a lo que hacemos, al que es necesario darle la vuelta para no caer en la apatía.
La Reina de Bastos, en cambio, apunta a la derecha, al futuro, a lo que está por conocer, por conquistar, su energía 4 de Reina se mueve o se abre hacia el cambio y la libertad del 5. Es una Reina conquistadora, algo que aparece en el mensaje.

VI El Enamorado invertida puede señalar indecisión, dudas, no saber hacia dónde. Y es ese amor a lo que hacemos, al que es necesario darle la vuelta para no caer en la apatía, en el emplear nuestra vida en algo que no sea nuestra pasión, en algo que no amemos.

Esta carta muestra dudas entre quedarnos con la madre o abrirnos a la pareja, entre lo que ya tenemos y conocemos en ese 4 o abrirnos al 5. Si damos ese paso con decisión como esta Reina de Bastos, y ponemos la chispa y el deseo de progresar del que nos hablan al servicio de lo que nos mueve, nos encontraremos el 6 de la recompensa del placer, el amor y el gusto que recibimos cuando amamos lo que hacemos, cuando vamos a por lo que amamos.

 

Notas

*Foto destacada y del artículo: arcano menor La Reina de Bastos y arcano mayor VI El Enamorado invertida, del Tarot de Marsella, Baraja Lemat (Rodés-Sánchez), por Emilio Ramón. © suikawari.com.

**Foto de libro, mapa, Imagen de DarkWorkX en Pixabay

***Foto de ovejas pastando en Cariño, A Coruña. Tomada el Por Emilio Ramón. © suikawari.com.

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

++El mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

Share: