mensaje-angeles-cuatro-elemetos-abundancia-emilio-ramon-suikawari

Mensaje de los Ángeles: Los cuatro elementos de la abundancia

 

Nada de lamentos, de quejas, de por qué a mí…. Observar todo aquello que conformó nuestro camino desde esa neutralidad nos hará ponernos en la línea de salida para una nueva carrera. Por que siempre se puede y se debe empezar de nuevo.

 

La vida tomada como un camino de vuelta de todo es tristeza, apatía, es un NO PUEDO al viento.
Nos llega esta semana un mensaje de nuestros guías espirituales +, que por la firma parece provenir, al menos en la parte final, directamente del Creador, de la Fuente, Dios, el Gran padre… o como queramos llamarlo.

Una vez más, si estamos conectados a ese Gran Espíritu, si somos y nos reconocemos parte de él, cada vez será más habitual recibir sus mensajes ++.

 

Mensaje de los Ángeles: Los cuatro elementos de la abundancia

A menudo percibimos la carencia como la falta de abundancia. Pero no siempre tiene por qué ser así. La carencia no es más que un estado, desde el cual se puede atraer esa falta de abundancia, o más bien, no atraer nada, un quedarse como estamos.

Pero esa carencia se puede revertir en cuanto nos hacemos conscientes de nuestras palabras, de nuestros actos, de nuestros pensamientos, y empezamos a hacernos responsables de toda esa carga que arrastramos en forma de «mal planteamiento» o mal tomarse la vida. Desde ahí, desde esa consciencia de que algo se podría hacer mejor empezamos a entrar en el estado necesario que nos conducirá a otro estado, el del bienestar, o ese estado de abundancia.

 

Retos y desafíos

Nacer tiene sus cosillas, que podríamos decir. Sus retos, sus desafíos… Y lo que sucede tras ese nacer, y aquello a lo que llamamos vida, su camino lleno de piedras y de obstáculos. Sortearlos, aprender a lidiar con ellos como acicates y alicientes para hacernos mejorar y más conscientes es la clave del éxito.

Ver cada suceso de forma neutra, no dejar que se convierta en una losa sino en una oportunidad de aprendizaje, es otra de las claves para ese nuevo estado al que se te invita a sumarte. Nada de lamentos, de quejas, de por qué a mí…. Observar todo aquello que conformó nuestro camino desde esa neutralidad nos hará ponernos en la línea de salida para una nueva carrera. Por que siempre se puede y se debe empezar de nuevo.

 

girasoles

 

Brillar

La vida tomada como un camino de vuelta de todo es tristeza, apatía, es un NO PUEDO al viento. Enfocarnos en el reconocimiento de todo lo que nos ha hecho más fuertes y habilidosos nos traslada inmediatamente a esa línea de salida del nuevo comienzo.

Hablar, articular un lenguaje que no sea traidor a la causa.
Brillar, de palabra, obra y pensamiento, de sentimiento. No solo en una dirección, sino en las cuatro. Esas cuatro fases podríamos decir que conforman los cuatro elementos de la abundancia.

Sentir que todo se tiene es sentir que nada se necesita, y desde ahí traer más y más de eso que empata con ese sentimiento. Es soltar cualquier tipo de miedo, y por tanto de vibración de carencia. Hacer lo posible para movernos en la dirección que queremos tomar, en la que sentimos que es la correcta es otra de las cosas a tener encuenta.

Pensar que eso es y nada más, nos hace no flaquear, unir ese sentimiento a la acción y al pensamiento acorde. Y finalmente hablar, articular un lenguaje que no sea traidor a la causa, que vibre en ese camino también. Todo eso nos hará brillar como el oro, que es esa abundancia condensada en lo material, en la tierra.

 

Energía material

Haced caso en esto y seréis alquimistas de vuestra propia prosperidad. Amad esa energía material lo mismo que amáis cualquier energía que vuestro ego temeroso califique como espiritual o buena. Pues todo lo que es y lo que se os dio como herramienta, como ocasión de perfeccionaros, está para algo y puede ser usado y disfrutado.

Sed consecuentes y agradecidos con los dones que se os han dado, y usadlos, para vuestro progreso.
Los excesos, los extremos, y el equilibrio entre ellos, ahí radica el trabajo y la meta a lograr para moverse con plenitud en ese camino de abundancia. Pero jamás despreciar nada por ser para ese ego malo o menos bueno.

Si estáis aquí en la tierra, si se os puso en el campo para que diera fruto, tomad la azada, arad, plantad semillas, y estad dispuestos a recoger los maravillosos frutos que la tierra amorosa y generosa os da cuando están listos. No renunciéis a nada que sea vuestro, porque hacerlo es malvenderos, menospreciaros, hacer caer vuestro valor en la bolsa de la existencia.

Sed consecuentes y agradecidos con los dones que se os han dado, y usadlos, para vuestro progreso, que será el de otros también si está bien enfocado. Y si no lo estuviera, algo sacaréis de ello y volveréis a reconduciros si os habíais desviado un poco, o hasta mucho. Pero no le tengáis miedo a la tierra, a esos campos, a esos girasoles dorados que simbolizan en vuestro terruño ese sol y ese amor del Gran Padre.

 

 

Despedida amorosa del Creador

Tomad y comed pues lo que se os dé, no renunciéis a ser la mejor versión de vosotros mismos. Amaos, como si no hubiera mañana, pues en verdad no lo hay 😉  Os amo, queridos, queridas. Soy lo que sois, sois lo que soy. ¿Cómo podríamos ser algo distinto pues? Si soy abundancia desde estas palabras, no podéis ser vosotros otra cosa distinta más que desde el olvido de estos simples conceptos.

Seguid a la tarea si la habéis descubierto y la tenéis clara, y si no, abríos a descubrirla. Practicadla en adelante y dejad que prospere, pues os merecéis eso y mucho más. AMOR.  Vuestro Padre.

Suikawari

 

El IIII de Oros invertida

El 4 de Oros nos habla de lo material, del mundo físico, del cuerpo, de la salud. De lo que se puede tocar y de la estabilidad en eso material. Del orden, el equilibrio y la concreción, la materialización. Aquí sirve de excusa en el mensaje para ese término que aquí se presenta como «los cuatro elementos de la abundancia».

Pues esos cuatro elementos, no solo están presentes en la naturaleza, sino en el Tarot también, en cartas como la de XXI El Mundo, por ejemplo. Coherencia en el hacer, decir, sentir y pensar.

Los girasoles simbolizando la conexión entre el sol y el oro, y su condensación en la tierra como ese oro y como símbolo del dinero y la energía material, también son sugeridos en esta carta.

El ave Fénix en el centro de la carta puede llevarnos a ese despegue en la abundancia, a ese reinventarse desde el alinearnos y encontrar esa coherencia en el hacer, decir, sentir y pensar, saliendo así del desequilibrio que lleva a la carencia.

 

Notas

*Foto destacada y del artículo: IIII de Oros (invertida y derecha). Del Tarot de Marsella, Jodorowski-Camoin.

**Foto de mujer en campo de girasoles: Imagen de Jill Wellington en Pixabay.

***Arcano Mayor XXI El Mundo. Del Tarot de Marsella, Jodorowski-Camoin.

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

++El mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

Share: