la-piedra-y-el-zapato-mensaje-de-los-angeles-emilio-ramon-suikawari

 

El sufrimiento… te preguntarás… ¿qué pasa con el sufrimiento? Pues no pasa nada. ¿O es que ocurre algo con una piedra?

 

Ahora, ahora que por fin estás preparado recibes el cetro, recibes la herramienta, recibes el aliento creador. Ahora, y no antes.
Una semana más nuestros guías espirituales +  nos dejan un mensaje ++, que he canalizado a través del Tarot de Marsella. En este caso la carta que lo ha inspirado es el V de Bastos y la energía detrás del mensaje se siente desde que empecé a canalizar y en el mensaje como la del Padre Creador, la Fuente. Antes de empezar sentí claramente un «Hijo mío…»

 

Mensaje de los Ángeles: La piedra y el zapato

Ahora, ahora que por fin estás preparado recibes el cetro, recibes la herramienta, recibes el aliento creador. Ahora, y no antes.

Pues el de antes, el que necesitaba transitar esos caminos ya no es.
Ahora que tu sabiduría ha llegado al momento en el que puede ser usada por el bien común, ahora y no antes se te empiezan a dar las respuestas a tus preguntas.

Ahora, porque sí, toda obra de la naturaleza tiene su tiempo de cosecha, y el maíz no se debe recoger cuando aún está verde. Ahora que ya no eres el de antes, porque vuelves a ser el mismo.

Ahora, en esa aparente contradicción encuentras el verdadero significado. Pues el de antes, el que necesitaba transitar esos caminos ya no es. Y el que siempre fue, a pesar de la senda, el mismo, vuelve a ser el mismo unido a lo mismo, al Todo que lo creó dese el vacío.

 

Huir del momento presente

Ahora, siempre ahora. Qué bonita palabra. ¿Sientes ganas de huir, querido, querida? ¿Algo te lleva a plantearte una huida del lugar del que no se puede escapar? Porque puedes hacerte ilusiones, pero de ti, y de mí, no se escapa. Sencillamente porque es donde tu espíritu anhela permanecer. Porque lo contrario es negar la vida, el amor mayúsculo. Nadie quiere escapar cuando se siente en plenitud.

¿Sientes aún la vida como una prisión, la presión en tus sienes?
Cuestiónate, o mejor siente desde el corazón si hay un deseo de escapar de este instante. Porque si lo hay, la respuesta es clara. No sientes esa plenitud que el amor de la creación te otorga con solo sentirte parte de ella.

¿A dónde has ido en este momento? ¿No has sido capaz de quedarte en estas palabras y en el sentimiento que las acompaña? ¿Te has ido lejos? Pregúntate.

El movimiento está en tu naturaleza, el cambio. El caminar. Pero es un movimiento que se regocija en la llegada de lo nuevo, en ese cambio, en el sentimiento de libertad. Pero no desde la necesidad de liberarse, puesto que tampoco siente ya que haya estado preso, en una cárcel, sino en una escuela.

¿Escapaste de este instante? ¿Sientes aún la vida como una prisión, la presión en tus sienes? Tienes, querida, querido, un pequeño lío en la cabeza, nada más. Desata ese nudo que conforman tus miedos, tus temores, y déjalos crecer y brotar, obsérvalos, y mira cómo se convierten en flores.

 

piedra-zapato

 

La piedra, el zapato y la ilusión

Es AMOR, verdadero AMOR lo que siento por ti, pequeña, hijo, hermano. No sé sentir otra cosa. Incluso cuando desde aquí os observo, y me veo en vosotros, no puedo sentir más que lo que somos: AMOR.

Sacudirse la piedra enfadados es no entender nada de lo que está pasando.
El sufrimiento… te preguntarás… ¿qué pasa con el sufrimiento? Pues no pasa nada. ¿O es que ocurre algo con una piedra? Es parte de la creación, es bella, ayuda a crear, a mover energía, a muchas cosas. Pero en el zapato… ahí se siente como sufrimiento. ¿Tiene la culpa la piedra, el zapato, nuestra ilusión?

Trascender la idea, el nombre que le hemos puesto a esa piedra nos lleva a sentir su energía, y desde ahí a quitarnos el zapato y dejarla en el camino agradecidos por las cosquillas que en la planta de nuestros pies ha provocado, y por la sensación y la noción y consciencia de estar vivos que nos ha dejado.

Sacudirse la piedra enfadados es no entender nada de lo que está pasando. Devolverla al camino llena de sabiduría para que se cuele en el zapato agujereado de otro peregrino es fluir con la vida, confiar en que siempre hace lo que tiene que hacer en todo momento. Devolver la piedra agradecidos al camino es capacidad de volverse a calzar para seguir el viaje con una bola extra en tu partida.

 

la-piedra-y-el-zapato-mensajes-de-los-angeles-emilio-ramon-suikawari-cita

 

Subiendo de nivel

Estás subiendo de nivel, querida, querido, amados míos, estáis subiendo todos de nivel, hasta el punto de veros cada vez más como cada uno y como cada UNO. El cada cual es impersonal gramática que dejaremos para quienes aún necesiten transitar o aplicarse en los cursos de preescolar. Pero tú, que estás aquí, que llegas a este mensaje… amado, amada mía, de ti espero más, quiero verte y sentirte cada día más cerca de mí.

Te amo como solo un padre puede amar a su hijo. ¿Me entiendes? Feliz día, mi amor. ¡Bendiciones infinitas y adelante!

Suikawari

 

El V de Bastos

De entrada ese 5 de Bastos, nos sugiere, a tenor de cómo termina el mensaje, un símbolo de ascensión, de una energía representada en los bastos que sube hacia un quinto nivel, una quinta dimensión. Algo de lo que nos vienen hablando en muchos mensajes desde hace tiempo. Que la Tierra está en un proceso de ascensión a la quinta dimensión.

Esos bastos nos conectan con el deseo de crear, de concebir desde nuestra energía sexual y creativa. Aplicar esa energía para elevarnos y subir de vibración, y por tanto del nivel al que se nos anima a subir.

El 5 es también cambio, libertad, liberación, viaje, espontaneidad, nuevos aprendizajes… algo que está contenido también en estas palabras en la voz de nuestro Creador.

 

Notas

*Foto destacada y del artículo: V de Bastos. Del Tarot de Marsella, Jodorowski-Camoin.

**Foto de piedra en forma de zapato: Imagen de RÜŞTÜ BOZKUŞ en Pixabay

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

++El mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

Share: