seis-de-oros-inv-tarot-marsella-lemat

Mensaje de los Ángeles: La palabra que abre todas las puertas

 

¿Por qué una y otra vez dudáis de que nada os puede faltar? ¿Y en ese dudar, activáis y dais fuerza precisamente al antagonista de ese Amor, al adversario que mora en vosotros como oportunidad de crecimiento mediante los opuestos?

 

Como en otras ocasiones, este mensaje nace inspirado a través del Tarot de Marsella. La carta de partida en esta ocasión: el VI de Oros invertida. Más abajo la comento. Te dejo con las palabras de nuestros amados guías y maestros ++ que coincide con este Jueves Santo. Con mucho humor y mucho amor, y que no falten.

 

Mensaje de Suikawari: La palabra que abre todas las puertas

¿Alguna vez has pensado en la posibilidad de que algo salga mal, cariño?. ¡Siempre, jajajaja! No hace falta que contestes.

¿Por qué? Deberías hacerte esta pregunta, amor.
¿Por qué, si siendo puro Amor, y ese amor es plenitud, completud, tienes aún alguna duda de que todo va a salir como debe salir? Es decir, acorde al mayor Amor que existe, el del Padre que te vio nacer.

¿Por qué una y otra vez dudáis de que nada os puede faltar? ¿Y en ese dudar, activáis y dais fuerza precisamente al antagonista de ese Amor, al adversario que mora en vosotros como oportunidad de crecimiento mediante los opuestos?

¿Por qué seguís creyendo con tanta pasión que algo de lo que está sucediendo no forma parte del plan de ese Gran Creador? ¿Cómo podéis pensar que por algún momento os ha olvidado? No, nada de eso. Sabéis en el fondo de vuestros corazones que eso no es así.

 

Amor, esa es la palabra mágica

Dejad, pues, que esas nubes de tormenta que se ciernen en vuestro espectro, se disipen a la voz de «¡Amor!». Sí, a la voz de Amor. Esa es la palabra mágica, la palabra que puede abrir todas las puertas, siempre.

 

puertas-arek-socha

 

No dejéis por un segundo de creer en ella. Porque es mágica en verdad, lo es. Esa palabra la activáis y la regáis desde vuestros corazones y de ahí brota la vida en la tierra. Esa palabra, una vez la sentís, y dejáis de pensarla, es pura magia. Un conjuro excelso que nunca falla.

Soy, somos Amor, dite, decíos. Somos Amor.

Y desde ese SER AMOR es imposible que nada nos falte.

¿Y entonces, todas estas calamidades que el mundo está viviendo, este encierro, esta economía a punto de caer? ¿Entonces, qué pasa con todo eso?

Pues nada, no pasa nada. Así de simple. Todo sigue su curso.

¿Por qué olvidáis los niños que un día fuisteis, ávidos por aprender, por descubrir, por sorprenderos, y queréis de pronto desde los ojos viciados del adulto adelantar, responder a todo lo que desde esos corazones cerrados no sois capaces de entender?

 

El factor sorpresa

La sorpresa, ese es el factor clave. El factor sorpresa, la clave, la llave de la magia. El dejar hacer a Dios, al Creador, que no, que sabe lo que hace, descuidad. Dejad que todo suceda, que se manifieste como ha de ser, como está pensado desde una Gran Consciencia que tiene todo en cuenta, que jamás deja nada al azar. Dejad que todo se dé, porque así será un bien para todos.

¿Pero, y los que están muriendo, los que pasan hambre?…

¿Y si fuera lo mejor que podía pasarles en este momento? Alguna vez has visto un niño dudar de la legitimidad de la muerte? Del tiempo en el que crece una flor, de la veracidad de un copo de nieve, del amor de su perrito del alma? ¿Has visto alguna vez dudar a un niño? Pues si la respuesta es no, ¿qué te detiene?, ¿qué te falta para ser ese niño que sabe que todo lo puede y que todo se puede?

 

Subirse a la torre para poder ver

El que ese todo llegue en forma de unas circunstancias u otras, eventos, tiempos, aparente mal tiempo o caos, es solamente una apreciación miope de quien no es capaz de subirse a la torre del campanario a ver el mundo.

Poneos descalzos de una vez para que vuestros pies duelan.
 Queréis, a veces, desde el primer peldaño de la escalera, ver la ciudad, tener una vista aérea. ¿Pero cómo? No habrá primero que subir unos cuantos peldaños para empezar a tener el premio de esa maravillosa vista?

¿Es que acaso se puede saber el por qué de los que nos dejan, el por qué de tanto horror, desde un sofá y un mando a distancia? No será acaso más fácil, contemplar la maravilla de la vida, entender el por qué de todos los eventos, tiempos, una vez hayamos recorrido el calvario que nos conduce al Monte Santo?

¿Por qué un pájaro sabe más que una cucaracha? Porque se ha ganado sus alas, así de simple. Sube, subid a las montañas más altas, sudad, sudor y sangre si hace falta, y en ese camino con vuestra corona de espinas y lamentos acabaréis por encontrar vuestra corona de la Vida.

Subid, sudad, amor y sangre, duelo y alegría, poneos descalzos de una vez para que vuestros pies duelan, para no ser inmunes a las sensaciones, al dolor. Porque ese dolor, es el que os despierta. Y solo despiertos podéis llegar al pico de la montaña.

 

La escalera de caracol

No reneguéis pues del dolor, de las nubes, pues solo desde ellos se puede contemplar el sol de cerca, sentir sus rayos, su calor, una vez se ha llegado al final de la escalera.

 

tunel-quinta-regaleira-sintra

 

Sed caracoles, sed niños. Conformaos con vuestros pasos, y dejad de mirar cuánto o cómo corre la liebre.
 El caracol, que simboliza esa escalera a la vida, primero hacia abajo, hacia nuestros propios infiernos, y de ahí hacia arriba, hacia la consciencia, plena. El caracol, pregúntate, ¿acaso tiene, siente miedo por perder su casa?

Podría perderla de un pisotón, de una pedrada. Pero, ¿acaso le importa? ¿Acaso tiene prisa en su caminar? Solamente camina, y agradece el cobijo mientras le dure. Porque ese caracol no sabe ni le está dado saber si mañana se convertirá en algo más alto. En ese caminar lento, atento, avanza, y eso le es suficiente.

La liebre, que corra más que él, ella lleva otro camino, otra carrera. El caracol no se para a observar su rastro, sino que se concentra en el suyo propio, en la baba que va dejando, porque es la que le hace jamás perderse de vista.

¿La casa, la protección, el alimento? ¿Cuánto durarán, cuándo llegarán? Nunca lo sabe, pero no le importa. Camina, simplemente camina, y eso ya es mucho, eso ya es TODO.

Sed caracoles, sed niños. Conformaos con vuestros pasos, y dejad de mirar cuánto o cómo corre la liebre. Id despacio, seguros, atentos y contentos, y lo demás vendrá por añadidura.

Nada más, queridos. Un fuerte abrazo. Os amo.

Suikawari

 

VI de Oros invertida

Esta es la carta que ha inspirado el mensaje, o la que han querido usar nuestros guías espirituales + en esta ocasión.

Sobre los 4 oros centrales hay un oro en tierra y otro en la zona Cielo.
En esta carta vemos cómo se expresa maravillosamente la situación actual de forma simbólica en estos oros. Vemos un 4 central, y un 2 que se forma a cada lado, arriba y abajo. 2020, numerológicamente hablando, es un año 4, pero a la vez muy dual, con ese 2 doble. Es decir, como hablé en varios artículos sobre este 2020 desde ese prisma, si la dualidad del 2 la llevamos aún regular, difícilmente podremos vibrar en ese 4 que ayuda en lo material, en la estabilidad física, en lo referente a la salud.

En la carta vemos que sobre los 4 oros centrales hay un oro en tierra y otro en la zona Cielo. Pero al estar invertida parece haber una distorsión, un desequilibrio, algo que está al revés. Para disfrutar plenamente de esa estabilidad material en el 6 que se logra en el 4 hay que solucionar primero esas dudas, esa falta de fe y confianza tan propia del 2 en sombra.

Y ahí nos inciden en este consejo. Dejar de dudar de una vez. Nada falta, todo tenemos, pero llegará manifestado a su debido tiempo y en su debida forma.

En el interior de cada oro parece haber una corona, aludiendo a la situación actual, a la corona de espinas y la corona de la vida. Hay flores y una cruz. De esa cruz nacerán las flores tras el proceso y el via crucis.

 

la-palabra-emilio-ramon-suikawari

 

Si quieres leer más mensajes como estos puedes hacerlo en las categorías de Canalizaciones y de Registros Akáshicos. Y en la etiqueta de Mensajes de los Ángeles.

¿Quieres una lectura de Tarot Evolutivo, Numerología o de Registros Akáshicos conmigo? Escríbeme al formulario de contacto o en Facebook y te informaré encantado.

 

Notas

*Imagen destacada (e imagen con extracto del mensaje) con el arcano menor del Tarot de Marsella VI de Oros invertida, del Tarot restaurado por Encarna Sánchez y Daniel Rodés, baraja Lemat. Foto, © Emilio Ramón, suikawari.com.

**Imagen de puertas, por Arek Socha en Pixabay

***Imagen del túnel de iniciación masónica de la Quinta da Regaleira, Sintra (Portugal).Por Ines Gil en Pixabay

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

++De nuevo, el mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

Share: