mensaje-angeles-la-justicia-que-te-debes-suikawari

 

Como gotas en el océano ambos somos gotas, jugamos a serlo, pero ambos confluimos en ese océano al que pertenecemos.

 

La justicia que nos importa ahora no teme verdugos, porque ya tampoco crea víctimas.
El mensaje de nuestros guías+ hoy parece empezar divagando, algo enigmático, pero si sigues leyendo, verás pronto cómo todo cobra sentido, un gran sentido.

Al final, las palabras se ven como las palabras justas, necesarias. Ellos mismos bromean sobre este divagar inicial con sentido del humor.

A veces, es como si esperaran a que yo estuviera como canal totalmente sintonizado y dieran unas vueltas a modo de introducción para ir tomando carrerilla después.

Hoy las cartas que inspiran a nuestros Ángeles esta canalización tienen de partida a la que los representa a ellos: XIIII Templanza. Que mira directamente a VIII La Justicia.

Más abajo te comento sobre esta combinación preciosa y lo que simboliza, y que tiene mucho que ver con el mensaje. Te dejo con él ++ antes que nada.

 

Mensaje de Suikawari:

La justicia que te debes, querido amigo, querida amiga, es lo más importante en este día que amanece, nuevo, como una página en blanco por construir, por escribir. La justicia que te debes empujará todo hacia el camino más adecuado en cualquier circunstancia que se te presente. La justicia que te debes, sí.

¿Qué queremos decirte hoy con esto, querida, querido? Pues que lo que otros consideren que es justo, necesario, correcto, adecuado ahora, justo hoy, justo ahora, es relativo, y no es bueno que lo tomes al pie de la letra.

 

La justicia que juzga

La verdadera justicia que debe importarnos es la que nos lleva a nuestro propósito, a nuestro camino. La que fluye con nuestra misión, con nuestro destino. ¿Y de qué justicia estamos hablando? ¿No os estáis enrollando demasiado, como de costumbre? 🙂

Tal vez, eso podrás juzgarlo tú, si aún tienes necesidad de emitir juicios como el juez que representa esta carta.

Podrás juzgarlo desde las normas impuestas, las reglas creadas por la sociedad en la que viniste a vivir, a servir, a aprender, a disfrutar, a sufrir también para lograr todo lo anterior, o la justicia que más nos importa, como ya hemos dicho. Aquella a la que deberías ser siempre fiel, aquella con la que deberías fluir como las aguas de un río, hoy y cualquier día de tu particular eternidad.

De nuevo, ¿podríais explicarme un poco mejor de qué justicia habláis? Pues sí, cómo no, querida, querido amigo. (Ellos mismos se preguntan en voz alta y se responden).

 

La «no justicia»

Un juez en vuestro mundo, estudia unas leyes, creadas por sus semejantes, y después, según su libre albedrío (y sentido de esa justicia) le permite, las aplica para absolver o condenar.

14 Templanza. Tarot de Marsella.

XIIII Templanza.

Una justicia que no se mira sino en su propio espejo…
La justicia de la que estamos hablándote en este día, aquella a la que realmente te debes, es más bien, o se podría calificar como la «no justicia», la que considera que todo, por el simple hecho de ser creado importa, tiene un sentido, fluye con el paisaje que la alberga como un río.

Una justicia que no se mira sino en su propio espejo, una justicia que atiende a su propósito, a aquello que siente que ha venido a hacer, y que tiene como juez y parte exclusivamente a quien la aplica, a ti mismo, a ti misma.

 

El otro también somos nosotros

La justicia a la que principalmente te debes, es una justicia que considera que tú eres lo principal, pero que en tanto en cuanto eres hermana de todo lo que te rodea, de todos aquellos a los que te cruzas en tu día, no puedes ser ni demasiado severa contigo, (pues llegar a la autolesión no nos beneficia en abosluto, ni es sabio, ni útil), y tampoco ser demasiado severa con el otro, pues acabamos de entender que ese otro somos nosotros, o una parte de nosotros.

Como gotas en el océano ambos somos gotas, jugamos a serlo, pero ambos confluimos en ese océano al que pertenecemos.

No importa de qué jarra partamos, de qué extremo, siempre acabaremos siendo parte de esa agua que se convierte en parte del río, que a su vez acaba siendo parte del mar.

Somos dos y a la vez somos uno. ¿Entiendes, querido amigo, preciosa nuestra? Somos dos y a la vez somos uno. La justicia a la que estáis acostumbrados piensa siempre en términos duales. Hay dos, hay un bueno y hay un malo, hay un absuelto y hay un condenado, ¡y así debe ser!

 

Una justicia de orden superior

La justicia a la que realmente te debes, la justicia de la que hoy te hablamos, es una justicia divina, es una justicia de orden superior.

Todo es justo, todo es perfecto, todo es uno, y a la vez es divisible, único, diverso.
Es justo la que no necesita juzgar, ni absolver, ni condenar, porque sabe que en el momento en que dejamos de juzgar como allá abajo se hace, soltamos tanto lastre, que como un globo nos elevamos, nos elevamos…

Y en ese elevarnos, vemos que todo, incluido nosotros, nuestra pequeña gota, incluso las otras pequeñas gotas que un día nos molestaron como la lluvia no esperada, todas esas gotas somos justas, somos necesarias como piezas de un puzzle. Desde esa distancia y altura que se permite ver el puzzle completo ya no somos gotas, ya no somos 2, sino que somos 1, el océano. Todo es justo, todo es perfecto, todo es uno, y a la vez es divisible, único, diverso. Pero nada duele, nada necesita ser juzgado.

 

mensaje-angeles-la-justicia-que-te-debes-suikawari

 

Sin víctimas no hay más verdugos

La justicia a la que te debes, es la justicia que considera que eres libre y siempre lo serás si así logras sentirte, que nada hiciste mal sino que todo hiciste bien, para un bien, para un fin.

Que te sientas libre, como hemos dicho, ligera cual gota y con el debido peso cual océano.
La justicia que nos importa ahora no teme verdugos, porque ya tampoco crea víctimas.

¿Cómo dos gotas saliendo de distintas y opuestas jarras de agua o fuentes van a seguir considerándose opuestos cuando ya se ven formando parte de la misma agua? Imposible, indivisible por más tiempo.

La justicia de la que te hablamos te pide hoy que dejes de juzgarte, de sentirte pequeña, menos que otra gota. Que te sientas libre, como hemos dicho, ligera cual gota y con el debido peso cual océano. La justicia, esta justicia verdadera es realmente justa, ¿no te parece?

 

Conclusiones y despedida

Desde esa que ya no te juzga, que ya no te culpa más, desde esa balanza que ya no te pesa ni te pone en un lado o en otro, desde la que te ama profundamente, desde esa justicia te hemos hablado hoy, pequeña, preciosa, hermoso y querido nuestro.

Descansa ahora y libérate, o empieza a liberarte de todo aquel juicio que desde esta perspectiva ha dejado de tener sentido.

Libérate, eres libre, deja libre, pues el mar, el océano no conocen ni entienden de cárceles.

¡Te queremos, nunca, jamás lo olvides! Bendiciones para ti y para los tuyos, y un año lleno de mieles y triunfos. ¿Qué te puede deparar sino en el momento en el que sientes que nada te falta y que todo lo tienes?

Así nos gusta, ya estás sonriendo de nuevo. Cariño, ERES GRANDE. No importa si otros por allí se han dado cuenta, si ni siquiera tú te percataste. Aquí, desde el lugar desde el que te hablamos te ves así, enorme, inmensa, adorable, ¿inmejorable? No, pues si no se nos acabaría este maravilloso juego de la vida. Pero perfecta en cuanto a que todo lo que puede ser está en ti, todo loque ES con mayúsculas te habita. ¡Hasta siempre! ¡Y mucho ánimo!

Suikawari

 

VIII La Justicia – XIIII Templanza

Templanza es la primera carta en aparecer del mazo de Jodorowsky-Camoin. Hoy, de nuevo pregunto antes de canalizar si debo usar la baraja completa o solo los arcanos mayores, y me viene: «Baraja completa».

Y al final acaban saliendo dos arcanos mayores. Como si quisieran decir que lo que ha de salir saldrá de todas formas, que no me preocupe. La combinación de estas dos cartas elegida por nuestros guías no es casual. Te cuento un poco.

 

arcanos-mayores-tarot-marsella-viaje-alma

Viaje del alma a través de los arcanos mayores del Tarot de Marsella.

 

El viaje del alma en el Tarot

No voy a entrar en profundidad porque sería muy largo y daría para mucho. Esto es algo que ya desarrollo en mis talleres sobre Tarot Evolutivo como heramienta de autoconocimiento. Pero sí a esbozar brevemente el significado de este cuadro, para comparar las dos cartas de hoy.

Si observamos este mandala con los 22 arcanos mayores, partiendo del Loco, que es el alma emprendiendo un nuevo viaje, podremos darnos cuenta de que la primera línea de arcanos se relaciona por su simbolismo con cosas o figuras más terrenales, más reconocibles como personas en la vida cotidiana. Este nivel representa la formación del ego y la personalidad.

El segundo nivel nos habla de la evolución del alma. De un paso en el que la persona se va enfocando poco a poco en irse perfeccionando, más allá de un nivel puramente material.

El tecer nivel representa la transformación profunda, el encuentro con nuestra sombra, hasta llegar a la trascendencia de la dualidad y ese ego y la purificación.

Si tenemos esto en cuenta y observamos que las dos cartas de hoy aparecen ambas como extremos del segundo nivel, todo se relaciona inmediatamente con el mensaje recibido de nuestros guías.

 

Rigidez versus flexibilidad

Solo un vistazo, y lo primero que llama la atención es que VIII La Justicia, la primera tras la etapa del ego y la más cercana a él, es aún rígida, inflexible. Tiene las leyes y las aplica.

La dualidad aún muy presente en La Justicia, se acerca cada vez más a la noción de unidad desde un 2 distinto en la Templanza.
El equilibrio y la balanza que representa está aún ligada a la espada con la que corta las malas hierbas de la sociedad, una espada que tiene que ver con el intelecto, la mente, el ego.

Si miramos al otro extremo, encontramos ya más cerca de esa transformación al Ángel de XIIII Templanza. Que aparece flexible, dúctil, con unas jarras que sugieren el fluir con la vida y el espíritu. Los dos platillos de la balanza de los juicios ahora son dos jarras desde las que se observa un fluir del espíritu al cuerpo y viceversa.

La dualidad aún muy presente en La Justicia, se acerca cada vez más a la noción de unidad desde un 2 distinto en la Templanza. Los dos extremos que en La Justicia eran los opuestos: el condenado o el absuelto, el ofensor o el ofendido, ahora en Templanza son extremos que se tocan en ese fluir. Son dos gotas que empiezan a vislumbrarse hijas del mismo gran océano, como se nos dice en el mensaje. Todo casa y cuadra a la perfección, nada sobra pues.

Una vez más, muchísimas gracias.

 

Si quieres leer más mensajes como estos puedes hacerlo en las categorías de Canalizaciones y de Registros Akáshicos. Y en la etiqueta de Mensajes de los Ángeles.

 

Consulta conmigo

¿Quieres una lectura de Tarot Evolutivo, Interpretación de sueños, Numerología o de Registros Akáshicos conmigo? Escríbeme al formulario de contacto o en Facebook y te informaré encantado.

 

Notas

*Imagen destacada (e imagen con extracto del mensaje) con los arcanos mayores del Tarot de Marsella VIII la Justicia y XIIII Templanza. Baraja restaurada Jodorowsky-Camoin. Foto, © Emilio Ramón, suikawari.com.

**Imagen de XIIII Templanza, Baraja restaurada Jodorowsky-Camoin.

***Imagen del mandala de los arcanos mayores del Tarot de Marsella. Baraja restaurada Jodorowsky-Camoin.

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

++De nuevo, el mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

 

Share: