castillos-en-el-aire-emilio-ramon-suikawari

 

El golpe, cuando el clavo, la estaca cuando la necesidad de la zanja, el ladrillo cuando la intención de la casa, y uno a uno, sobre plano. Que castillo que se improvisa y que se construye en el aire es casa que cae, que se derrumba al final.

 

¿De qué sirve el martillo si no tenemos clavos, si no hay madera?
Nuestros guías y maestros de luz + nos traen una semana más este mensaje canalizado ++, como de costumbre desde el Tarot de Marsella.

Y de nuevo parte de estas palabras parecen llegar directas de la Fuente, del Padre. Después hablaré de la carta del Tarot, vamos primero con el mensaje:

 

Mensaje de Suikawari: Castillos en el aire

Nada. De nada sirve empezar la casa por el tejado. Puedes estar golpeando con tu basto los clavos, pero que estos estén solo recibiendo golpes sin hundirse en la tierra, en ninguna superficie concreta.

No es el golpear por golpear lo que traerá ese hogar que anheláis, sino el asestar el golpe justo, consciente en cada momento. ¿De qué sirve el martillo si no tenemos clavos, si no hay madera? ¿De qué sirve la estaca si no hay zanja que poner? Hacer por hacer es tontería.

 

Planificar

No todo es planear, planificar, y lo sabemos. Hay tanto que escapa a nuestro control que la vida y Dios nos ponen por delante sin haberlo planeado, hay tanta flexibilidad que aplicar a cada mapa… tanto tesoro,  cuya isla no es de acceso mediante mapas…

Primero el terreno, el para qué, el qué se quiere fundar en él.
Pero sí que es cierto que blandir martillos y moverlos arriba y abajo por el mero hecho de hacernos la ilusión de que trabajamos es pérdida de energía y tontería. El golpe, cuando el clavo, la estaca cuando la necesidad de la zanja, el ladrillo cuando la intención de la casa, y uno a uno, sobre plano. Que castillo que se improvisa y que se construye en el aire es casa que cae, que se derrumba al final.

No hay Corona, Reino, sin Castillo, pero tampoco hay Castillo sin terreno. Primero el terreno, el para qué, el qué se quiere fundar en él. Después, desde la idea clara la primera piedra, que no las piedras. Una, una cada vez. Y una vez puesta la primera la segunda, y así en adelante.

 

mensaje-de-los-angeles-castillos-en-ele-aire-emilio-ramon-suikawari

 

El arte del acecho y el leopardo

No hay Reina sin reino ni Castillo. Así que el Paje aspirante a Rey, que puede serlo por derecho y por hacer las cosas bien y no por linaje, debe aprender a actuar, a asestar el golpe perfecto en el momento perfecto.

Cual leopardo manejar el arte del acecho, y reservar energías para la construcción de su Castillo, en lugar de malgastarlas soñando y tratando de encajar las piezas del puzzle en su cabeza y no en la tierra.

 

La mente para diseñar la vida, no para vivirla en ella

Pintar el cuadro en la mente, crear el escenario de la obra futura está bien, pero no perderse en esa escena cuando el texto de la obra ni siquiera está escrito. La representación comenzará cuando haya frases que decir. No antes.

La espada para atravesar botas de vino cual Quijote es un salpicarse, cegarse de vino.
Intentar vivir la obra en la mente es el Ser o no ser de Hamlet. La cuestión, es usar esa mente para diseñar, pero no para vivir en ella la historia. La historia se ha de vivir en tierra. ¿Entendemos? La casa por los cimientos.

La espada al servicio del fin sirve para cortar las ramas que harán mullida la cama, para el colchón en el que dormiremos mientras trabajamos en esa casa, en ese Castillo. La espada para atravesar botas de vino cual Quijote es un salpicarse, cegarse de vino, emborracharse del sueño y perder de vista el fin, o sea el fin, vamos.

 

Tiempos de incertidumbre

¿Pero cómo volverse práctico cuando todo está en el aire, en tiempos de tanta incertidumbre?, os diréis. ¿Cómo saber a dónde y cuándo golpear? Pues sencillamente no os compete elucubrar sobre eso. Lo único que podeís hacer es seguir diseñando, y poniendo piedra sobre piedra.

 

muro-de-piedra

 

¿Por qué tirar vuestros sueños antes de que ni siquiera al huracán le pongan nombre?
¿Que el viento y las tormentas os derrumban lo construido? Pues si habéis desarrollado, si os habéis empleado en pulir el arte de la construcción, ya sois constructores, y allá donde las piedras que pusisteis caigan con una nueva ventolera de órdago, allá sentiréis que toca seguir esa construcción.

No es el lugar, es el construir. No es el cuándo, es el hacer lo que mejor sabéis hacer, ahora, sin miedo. ¿Que se os cae todo a medio hacer? No pasa nada. ¿Y si no se cae? ¿Y si aguanta? ¿Por qué tirar vuestros sueños antes de que ni siquiera al huracán le pongan nombre? ¿Vais a ponérselo vosotros, hijos míos? Oda a la insensatez, y perdonad las confianzas.

 

Sed divinos

Si sois hechos a imagen y semejanza de lo divino, sed divinos, sentid que todo lo podéis como los magos. Que el Cielo se encargará de los tiempos y de lo que falte. Haced con alegría, sin apegaros al cuándo, al cómo, al resultado.

¿Y para qué lamentarse del nuevo camino que se abre donde otro se corta, sin saber siquiera a dónde conducirá?
Sed hacedores alegres, sin sed, sin hambre, veos así. Que la sensación de no necesitar nada más que lo que se os da, que lo que habéis creado, es la base de que más como eso y mejor se os entregue. No seáis vosotros, vosotras, queridos, quienes derrumbéis ese Castillo por no confiar ni creer en vuestras posibilidades.

Haced, paso a paso, día a día, tened planes, que ya se encargará el Cielo de cambiaros el guión cuando sea preciso, y vosotros de volver a escribir uno nuevo. Sois, somos, SOY. Y en tal perfección no cabe error, solo caminos.

¿Y para qué lamentarse del nuevo camino que se abre donde otro se corta, sin saber siquiera a dónde conducirá? Dejad que la magia de la vida se abra paso en vuestra senda. Poned un pie, y después el otro, que así empezásteis a caminar. ¿Recordáis? No dudéis más de lo que SOIS, pues lleva letra mayúscula. Os amo.

Suikawari

 

humano-y-divino

 

Paje de Bastos – As de Espadas invertida

Los pajes en el Tarot son personajes dudosos, duales, que no acaban de decidirse o atreverse, en este caso en el de Bastos, a dar el golpe.  Podemos observar como sus brazos forman un triángulo con el basto con el que ha de golpear.

Los dos brazos pueden quedarse en el 2 del recogimiento y la parada, la contención y el guardarse, dejar el basto en tierra, o tomar el Basto y abrirse al 3 y a la acción hacia afuera. Ese Paje de Bastos representa esa dualidad a la hora de accionar o frenar el deseo de crear algo.

El As de Espadas con su corona, e  invertida en este  caso, nos habla del comienzo de una idea, de lo mental, de ese castillo en el aire del título y que aparece como metáfora en el mensaje.

Ambas cartas juntas sugieren ese aviso de que actuar y golpear por golpear, sin tener las ideas claras, sin saber desde la mente primero hacia dónde, puede representar un gasto de energía sexual y creativa en el caso de los bastos, que se acabe perdiendo, derrochando.

 

Notas

*Foto destacada y del artículo: arcanos menores Paje de Bastos y As de Espadas invertida. Del Tarot de Marsella, Baraja Lemat (Rodés-Sánchez), por Emilio Ramón. © suikawari.com.

**Foto de muro de piedra, Imagen de pasja1000 en Pixabay

***Foto de hombre y divinidad, Imagen de Stefan Keller en Pixabay

+Puesto que no me dan nunca nombres, identifico cariñosamente a nuestros Ángeles y guías con el nombre de Suikawari.

++El mensaje que me llega de un tirón, lo parto y estructuro con títulos para que sea más legible en el blog.

Share: