Mantra. Mis propósitos y elecciones para el 2019.

 

Elijo el AMOR mayúsculo
al corazón rácano y temeroso
.

No puedo dejar que acabe el 2018 sin compartir con quienes me leen —y con aquellos que lo hagan en el futuro— mis propósitos para este 2019 que entra. Y lo hago en forma de poema.

Además de como declaración de intenciones y de abierta militancia en el lado luminoso de este maravilloso e infinito universo.

Si os gusta podéis usarlo a modo de mantra como yo he hecho ya, preparándome para resurgir en este año que ya entra lleno de luz. Os deseo con estos versos un feliz y próspero Año Nuevo.

 

MANTRA. Emilio Ramón.

 

Elijo la luz, elijo el amor.

Elijo la luz de la mañana
y el descanso de la noche.
Elijo el AMOR mayúsculo
al corazón rácano y temeroso.
Elijo la risa y la alegría,
que la tristeza sea lección y respuesta
pero que no se me instale en la mesa,
que tiene que hacerse de día.

El dar antes que el recibir,
porque siempre hay de sobra;
siempre desborda en mi corazón
aunque mis ojos no lo vean a veces.

Elijo la luz, elijo el amor.

La compasión antes que el juicio,
la tolerancia a la queja,
un chiste sobre la tristeza,
una sonrisa de oreja a oreja.

La cara de payaso y la carcajada a gusto
cada vez que me caigo de culo.
Elijo la cara de tonto en el suelo
a la inteligencia por encima del hombro.
Porque de cada caída siempre
me doy cuenta de que aprendo algo.
Porque si no hay bache, si no hay noche
no hay amanecer, nueva luz.

Elijo la luz, elijo el amor.

Que mi sombra sea mi hermana pequeña,
yo la llevaré de la mano para que aprenda.
Yo la enseñaré a quererse y a quererme,
la nombraré mi asistente, mi consejera
en este camino de infinitos recodos y veredas,
pero seré el jefe, yo llevaré las riendas.

Elijo la acción decidida en el momento justo
a la pereza que me devuelve al sofá frustrado.

Que no se me olvide nada de todo lo dicho
que mi ignorancia acecha en la tiniebla,
que no se apague este candil esta noche
que tengo cita con un sabio mañana.

 

Elijo la luz, elijo el amor.

Share: