alevilla-mariposa-blanca-pixabay

La mariposa blanca como símbolo de transformación profunda

 

Al Sol y al Cielo
de camino agradezco…
¡Una alevilla!
 Antes de empezar mi viaje dejé este artículo a medias. Ahora que, aunque esté volando ya, siento como si aún esas alas estuvieran mojadas, como si me faltaran horas de vuelo, me dispongo a terminarlo.

Quizá porque aún estoy en ese punto. He empezado a volar pero no del todo. Sigo soltando lastre poco a poco para empezar a elevarme…

 

Darse cuenta

28/3/19

Hoy me he dado una buena carrera de 40 minutos por la ribera del río Genil, algo que necesitaba últimamente.

Cuando he salido de la prueba deportiva a la que me estaba sometiendo me he dado cuenta de que tenía sobre mi cabeza un precioso cielo azul y un sol radiante.

Al empezar a dar las gracias por semejante espectáculo ha pasado volando a mi lado una alevilla, una de esas preciosas mariposas blancas que aparecen cuando empieza la primavera, o pocos días antes.

No he podido evitar (iba a decir «escribir», pero mejor…) sentir este haiku en ese momento:

Al Sol y al Cielo
de camino agradezco…
¡Una alevilla!

 

¿Qué simboliza la alevilla?

Aquí la alevilla, no solo actúa de kigo estacional o pista que revela el momento descrito en el haiku, también cumple una función simbólica. El blanco simboliza purificación, espiritualidad. Puede simbolizar otras cosas pero, en este contexto, está claro su significado.

La mariposa se cruza a mi paso como respuesta del universo a lo que se me está moviendo internamente.
Y la mariposa habla de la transformación profunda. De la larva hemos pasado al gusano, del gusano a la crisálida, y ya estamos listos para emprender el vuelo.

Como en el artículo enlazado debajo, cuando nos vamos haciendo cada vez más conscientes el simbolismo de los sueños se extiende a la vigilia, y la vida nos sigue hablando a cada paso de nuestro proceso.

Ese agradecimiento que el corazón siente más allá de la mente una vez acaba el ejercicio lleva a la reconexión con la totalidad y el universo. Y es ahí cuando este nos habla tan claramente.

Si estamos atentos a los detalles y aprendemos el lenguaje simbólico de la vida podemos sentir en cada momento cuándo algo en el exterior está reflejando nuestro proceso interior.

La mariposa se cruza a mi paso como respuesta del universo a lo que se me está moviendo internamente, en este momento en el que lo dejo todo para hacerme nómada un tiempo, en el que estoy soltando toda una vida.

 

Cuando la mariposa que veo se convierte en una sincronicidad

Hay muchas alevillas ahora, sí. Pero han existido siempre y yo no las empecé a ver y a hacerme consciente de ellas, a querer saber qué era, cómo se llamaban, qué simbolizaban… hasta que empecé este proceso de transformación personal.

Cuando mi alma necesita una respuesta genera esa sincronicidad o señal que resuena fuerte en mí y que percibo a nivel intuitivo.
Es decir, en este caso, yo no creo a la alevilla en mi realidad para que me dé esa información o confirmación simbólica (a veces sí puedo hacerlo), porque ya está presente en ella. Pero sí la reconozco, me hago uno con ella, la siento como parte de mí y de mi mundo, y yo me siento parte de él y hermano de esa mariposa mensajera, por así decirlo.

Cuando mi alma necesita una respuesta genera esa sincronicidad o señal que resuena fuerte en mí y que percibo a nivel intuitivo. Pero si esa alevilla no estuviera ya en mi realidad externa yo podría crearla consciente o inconscientemente, como a veces me ha sucedido. Viendo un animal rarísimo o casi imposible de encontrar por esa zona que respondía a mi necesidad interna de entonces.

 

*En este artículo sobre sueños y Tarot evolutivo que escribí recientemente puedes saber más y encontrar ejemplos simbólicos de este proceso que simboliza la alevilla.

Sueños y Tarot: XX El Juicio invertida y la transformación necesaria

 

*Imagen destacada de mariposa blanca: Ingrid Bischler en Pixabay

Share: