el-sol-tarot-marsella

 

Una de las cosas más bonitas que me ha dicho mi padre desde el otro lado es «No digas que no tienes padre, porque sí lo tienes».

Hoy día 19, la carta del XVIIII El Sol en el Tarot, que representa al niño interior, al amor incondicional y al Padre cósmico, siento dedicarle mientras suena Bach una escena de algún clásico. Pero para mi sorpresa, empiezo a llorar de emoción y acabo sintiendo que es él quien quiere inspirarme y elegir esta del gran Tarkovski. «Estoy aquí, mírame», parece decir.

«Con esperanza y confianza», le dejaba Andrei a su hijo en la dedicatoria del film. Ahora veo para mi sorpresa y caigo en este detalle. Esta película que tanto me marcó en mi época de estudiante de cine se rodó durante los últimos días de la vida de mi padre, y también fue la última de Tarkovski, que igual que mi padre, murió poco después de cáncer de pulmón.

Ambos compartieron ese tiempo de enfermedad, la gestaron y desarrollaron a la vez. Y ahora entiendo que las escenas de esta película me vinieran muchas veces en momentos en los que necesitaba sentirme acompañado. Ahora sé por fin que el cartero, el mensajero de esta escena y mi padre eran la misma persona. Gracias, donde quiera que estés. Te quiero, papá.

 

 

Notas

*Foto destacada: Arcano mayor del Tarot de Marsella Jodorowsky-Camoin, XVIIII El Sol.

**Escena de la película de Andrei Tarkovsky, Sacrificio (Offret), Suecia, 1986.

Share: