carino-vista-ruta-ortegal

 

Fíjate que hasta el miedo se cambia de nombre y se disfraza en esa cara B. En cambio el Amor, el Amor no tiene por qué disimular sus iniciales. La A está bien clara.

 

¿Cuánto tiempo tardaremos en dar un beso, un abrazo, a todos aquellos que queremos, que amamos?
Incluir este artículo con vídeo en la categoría de cine es bastante osado, puesto que la calidad técnica es algo absolutamente mejorable.

Pero, aunque mal hecho en ese sentido, pues es una improvisación sobre las palabras que van surgiendo a modo de inspiración, sí considero que tiene algo de cinematográfico, una intención inconsciente en el movimiento que al final acaba cobrando sentido.

No considero claramente estas palabras fruto de una canalización propiamente. Más bien tienen que ver con una reflexión, pero desde hace tiempo el aliento de mis amados guías y maestros espirituales es algo que siento cada vez más parte de mí, y es muy posible que haya partes inspiradas por ellos.

 

 

Transcripción del mensaje

¿Cuánto tiempo tardaremos en dar un beso, un abrazo, a todos aquellos que queremos, que amamos? Porque esa será la señal de que todo lo que es luz en este mundo, en esta tierra, está envolviéndonos y está dejando a eso que no deja de ser la cara B del vinilo, del disco de vinilo, que ni siquiera se atreve a empezar por su propia inicial y que se llama miedo.

Fíjate que hasta el miedo se cambia de nombre y se disfraza en esa cara B. En cambio el Amor, el Amor no tiene por qué disimular sus iniciales. La A está bien clara.

Si cuando termine todo esto, esta gran oportunidad, tardan en aparecer los besos y los abrazos, habremos perdido. Habremos perdido una gran, gran oportunidad de que esa luz y ese amor sigan siendo la cara A del disco.

 

Lo que somos

La cara B siempre nos servirá para tener un recuerdo de lo que fuimos, de lo que podríamos ser si ponemos de nuevo la otra cara.

¿Dejaremos que la cara B empiece por la letra M de miedo o le pondremos la C de corazón?
Pero lo que somos es esa cara A. La canción que suena, las canciones que suenan en la cara B son solo posibilidades y potencias. Un potencial que podemos tomar o podemos dejar de lado si ya no nos sirve. No necesitamos ya disfrazarnos en las canciones. No necesitamos que el disco y la cara empiece por una letra que no es.

¿Cuánto tiempo tardaremos en darnos los primeros besos y abrazos después de esto? ¿Cuánto tiempo? Porque esa será la señal de que la luz que somos está en esa cara A de nuestra vida, de nuestro mundo.

¿Dejaremos que la cara B empiece por la letra M de miedo o le pondremos la C de corazón? Porque esa cara B siempre la podemos escribir, siempre la podemos grabar. Es como una cara en blanco. De ahí el nombre, de ahí la inicial. La cara B no es la cara del miedo sino la cara en blanco. La cara en la que podemos escribir toda aquella luz que somos y reflejarla.

¿Cuánto tiempo tardarán en aparecer los primeros besos y abrazos? Me pregunto yo desde este lugar. ¿Cuánto tiempo? Porque a mí se me salen del corazón, se me salen del pecho. No puedo aguantarlos dentro de mí.

A ti, que eres un reflejo de esa luz que yo soy, y yo soy un reflejo de la luz que tú eres, ¿cuánto tardaremos en darnos los primeros besos y abrazos?

¿Dejaremos que nuestro disco sea una cara en blanco que escribimos desde esa luz y desde ese amor, de esa cara A en la que decidimos brillar? ¿O dejaremos a lo mejor que este movimiento de esta cámara que en este momento te está mostrando este maravilloso mar proscrito, que no te puedo mostrar desde la cara b, ¿dejaremos que este maravilloso mar nos llene o lo vamos a desperdiciar?

 

Ser un faro de luz

Este mar, esta cámara, están haciendo el movimiento de un faro. Ese faro que es una luz que decidimos emitir desde este lugar en el que estamos para poner un poco de, eso mismo, de luz desde nuestros corazones allá donde no la hay.

 

faro-torre-hercules-coruna

 

También puede ser un faro que ya no funciona, que se apagó, que se dejó llevar por esa cara B, que no era blanco y no era luz, sino miedo y oscuridad.

¿Cómo está nuestro faro? ¿Cómo está el corazón y el sol que ilumina desde estos acantilados al mundo? ¿Cómo está?

¿Cuánto tiempo tardarán en aparecer desde nuestro corazón y nuestros brazos esos besos y esos abrazos? ¿Cuánto tiempo tardarán?

¿Vamos a ser el faro que desde aquí ilumina a los barcos que perdidos se acercan a nuestras costas? ¿Vamos a ser ese faro de luz, o vamos a ser ese antiguo faro apagado que ya no funciona, que ya no emite más que silencio, desolación… Y silencio, no silencio del que nos lleva a ese brillar de nuevo, sino un silencio del no puedo, del no valgo, del que hagan conmigo lo que quieran.

 

Un gran abrazo

¿Cuánto tiempo tardarán en aparecer esos besos y esos abrazos? Porque el movimiento de esta cámara en este momento quiere parecerse a un gran abrazo. Al que desde aquí quiero darte.

¿Cuánto tiempo dejaremos que los barcos que están perdidos en ese océano sigan encallando en las rocas?
En el nombre de todo aquello que me inspira en este momento estas palabras, que no están escritas, que son, como esa cara en Blanco, todo aquello que podemos escribir para hacer de este mundo algo un poquito mejor, más luminoso.

¿Cuánto tiempo tardarán en aparecer esos besos y esos abrazos? A mí me desbordan, no sé a ti. Pero te juro que en cuanto nos veamos te voy a plantar uno de esos abrazos enormes y no te vas a poder escapar.

Así que, si realmente decidiste no escribir en esa cara B de tu disco personal con aquella luz que eres, si decidiste tomar la tinta negra, toma este abrazo y guárdalo, quizá para otro disco, quizá para otra película, porque en algún momento seguro que te hará falta y te reconfortará.

¿Cuánto tiempo seremos faros, cuánto tiempo tardaremos en ser faros? ¿Cuánto tiempo dejaremos que los barcos que están perdidos en ese océano sigan encallando en las rocas? ¿Cuánto tiempo tardaremos en llamarlos a nuestras costas? ¿Cuánto tiempo?

Desde la costa de este corazón sincero quiero invitar a tu barco a venir aquí. A llenarse de la luz de este faro que hoy, no necesariamente en la noche sino también en el día, siente que más que nunca te acompaña y te guía.

 

Despedida

Un beso y un abrazo muy fuerte desde Cariño. Emilio Ramón es quien te ha lanzado estas palabras sin saber muy bien de dónde le vienen, pero convencido de que serán una buena medicina en estos momentos en los que tanta falta nos hace. Muchísimas gracias por tomarte el tiempo de escuchar esto, de ver estas imágenes. Un beso muy fuerte.

Emilio Ramón-Suikawari

 

Notas

*Imagen destacada de Cariño desde la ruta hacia el Cabo Ortegal, por Emilio Ramón. © suikawari.com.

**Vídeo de acantilados en Cariño, por Emilio Ramón. © suikawari.com.

***Imagen del Faro de la Torre de Hércules iluminando en la noche, La Coruña. Por Emilio Ramón. © suikawari.com.

Share: