el-colgado-tarot-marsella

El Colgado. Tarot Marsella. Jodorowsky-Camoin.

Estos días un suceso terrible me ha mirado directamente a la cara, como queriéndome decir algo.

En mi entorno he recibido la noticia de un suicidio. Un chico muy joven que amaneció ayer colgado del patio de su casa.

No voy a dar más datos en lo personal por respeto y para que no se pueda identificar. Pero sí proporcionaré unos cuántos en lo que se relaciona al mensaje simbólico que puede entrañar para mí y para aquellos que lleguéis hasta estas páginas en algún momento.

 

Lo que es afuera es adentro

A estas alturas, si me habéis ido leyendo, sabréis que considero esto como ley universal. Porque muchos llevan milenios diciéndolo, pero sobre todo por la observación y mi experiencia.

Espero no sonar egoísta, pero todo aquello en la vivencia de los otros que nos mueve, nos habla en cierta manera de nosotros mismos. A veces uno siente que la vida le susurra en clave porque ciertos eventos en el exterior riman en sintonía con nuestro mundo interior y nuestros procesos personales.

Todo aquello en la vivencia de los otros que nos mueve, nos habla en cierta manera de nosotros mismos.
Mientras escribo esto realmente me pregunto qué me quiere decir, y tal vez lo averigue tras esta reflexión.

De esto he escrito ya hablando de la ley del espejo en este blog, y escribiré mucho más, por la importancia que ha tenido para mí este tema y el descubrimiento de esta ley.

 

El número 12 en El Colgado

No solo este evento es una representación exacta de lo que aparece en esta carta del Tarot de Marsella, sino que además el suicidio tuvo lugar en la madrugada de un día 12. No sé si esa macabra sincronicidad tenía un mensaje más allá para el viaje del alma de este joven, para su familia, pero puesto que yo me doy cuenta de ello, lo tiene para mí.

Es una forma de reforzar el mensaje y la conexión que hay entre este suceso y esta carta, que puede entrañar el mensaje del universo para mí en este momento. De nuevo, con esto no pretendo pasar por egoísta y por encima del dolor de la familia de este chico. Aunque me ha tocado cerca, no era alguien siquiera conocido ni directo, por lo que puedo y debo tomar distancia.

Y aquí, justo aquí, pongo la captura de pantalla del momento en el que escribo estas líneas exactamente. Porque el Cielo parece decirme que sí, que no voy errado en esto. ¡¡¡Me da por mirar la hora y son las 12:12!!!

 

¿Qué me quiere decir aquí el 12:12?

Cuando suceden estas sincronicidades a día de hoy, y tras cuatro años observando e investigando el fenómeno, todavía no tengo del todo claro el de dónde.

¿Es nuestro inconsciente, tal vez nuestro Yo Superior reverberando con aquello en lo que estamos interiormente y atrayendo como un imán todo lo similar? ¿Son nuestros guías y maestros espirituales intentando darnos mensajes? Sigo en ello, y espero como tanta gente percibiendo estas secuencias, encontrar algún día la respuesta.

¡Podéis escribirme al formulario de contacto si queréis contarme vuestra experiencia al respecto o vuestras conclusiones, os estaré muy agradecido!

 

El 12 y el desapego

Como ya comenté en este artículo, para llegar al mayor bien y al mayor éxito y realización que se da en el 21 del Mundo, primero tenemos que soltar y desapegarnos en el 12 del Colgado. 

Así que esta imagen del suicidio, recordándome totalmente la carta del Colgado, tiene que ver con el soltar, abandonar lo que se ha tenido hasta ahora, con la renuncia voluntaria y el sacrificio.

Para llegar al mayor bien y al mayor éxito y realización que se da en el 21 del Mundo, primero tenemos que soltar y desapegarnos en el 12 del Colgado.
En el caso del chico significa dejar este mundo de los vivos literalmente, y en el mío, puede que siga poniendo el acento en la necesidad de seguir profundizando en ese proceso de desapego, de sacrificar una parte de mí que tal vez aún no ha acabado de morir del todo, aunque yo piense que sí.

 

El Colgado y la espera

Parada, espera, no acción, son otros significados relacionados con este arcano mayor. Y podría esta situación también hablarme de esto. Días antes me cuestionaba el por qué queriendo moverme de Kathmandú hacia otros lugares, seguían pasando los días sin poderme marchar por una cosa o por otra.

Miles de lugares a los que ir y siempre una triste despedida en el camino hacia ellos.
Sonaba en un dispositivo de otro huésped de la casa donde me alojo la canción de The Clash y el estribillo que le da título: Should I stay or should I go? (¿Debería quedarme o marcharme?).

Teniendo en cuenta que este detalle no me pasó desapercibido, comprendí después que estaba rimando con mi estado de ánimo y preocupación interna totalmente, y por eso aparecía en el espectro de mi atención.

Por un lado sé que debo seguir mi camino hacia una mayor introspección (leer en el siguiente punto) que en Kathmandú me resulta bastante difícil. Pero por otro lado tras casi tres semanas uno empieza a hacerse con el lugar y las gentes, a sentir como una segunda familia a quienes te acogen tan generosamente, y de nuevo se enfrenta a esa necesidad de no apegarse o el viaje acabará nada más empezar.

Miles de lugares a los que ir y siempre una triste despedida en el camino hacia ellos. Sí, con ese estribillo pegadizo resonaban mis tribulaciones y me hacía más consciente de ellas y de esa situación de parada e indecisión. Y tras el suicidio de este chico, asociado a la imagen del Colgado del Tarot, parecía recibir una respuesta a mi pregunta tarareada por los Clash: espera, si no sabes aún que hacer, espera y se te mostrará a su tiempo. Sensación que me confirmaba mi familia en una conversación paralela ayer también.

 

Personajes que miran de frente en el Tarot de Marsella

En el Tarot de Marsella los personajes que miran a la izquierda sugieren echar la vista atrás y los que lo hacen a la derecha, adelante. Pero la cosa no es tan simple, y el lado derecho habla también de acción, y el izquierdo de receptividad en cada carta. Podría haber mucho más aún por descubrir en ese sentido.

Pero sí que si pensamos en el dilema de ir hacia adelante o esperar, esta carta y este suceso hacen énfasis en esa parada, en ese presente en el que hay que hundir la cabeza en la tierra para encontrar la respuesta.

 

El Colgado y la introspección

O darse la vuelta para ver las cosas desde otra perspectiva, como el Profesor Kitting de El Club de los poetas muertos invitaba a hacer a sus estudiantes.

El Colgado nos invita a darnos la vuelta y ponernos cabeza abajo como el murciélago, a ver las cosas desde otro punto de vista, desde otro ángulo.

La imagen del Colgado, que tiene su origen en una tortura horrible practicada en la época del Renacimiento como castigo a los traidores, y que rima con el suicidio de este desafortunado joven, es tremendamente sugerente a nivel simbólico.

 

El Colgado y los vínculos con nuestro árbol genealógico

Este personaje parece enterrar su cabeza en la tierra, la madre a la que todos los seres en este planeta estamos conectados. Con ese gesto busca sus raíces, lo que de ellas tiene que tener en cuenta a la hora de superar limitaciones y patrones heredados que le impiden avanzar.

El caso de este malogrado joven parece relacionarse con la familia. No conozco las causas, y podría equivocarme, pero matarse de esa forma parece una manera de llamarle la atención a la familia (colgarse en la casa), y es como gritar que no se ha sentido escuchado, comprendido, que no quiere seguir perteneciendo a ese clan que le hace sufrir.

Usando esa muerte que recuerda el castigo a los traidores de otros tiempos parecería estar diciendo que se sentía traicionado por su familia y ese acto es el mayor y terrible grito que podría proferir.

 

El Colgado y el útero materno

Hay también una referencia en este arcano a cómo nacemos, exactamente en la misma posición que se dibuja en esta carta. Y a posibles problemas con nuestra madre, o a traumas originados en la vida uterina. A problemas relacionados con el parto. Otras cartas sugieren gestación (como II La Papisa), y otras hablan también del parto (III La Emperatriz, XXI El Mundo o XVI La Casa Dios).

 

El Colgado y la muerte

Finalmente, sin decir que no se pueda ir más allá en el simbolismo de esta carta por supuesto, El Colgado me ha aparecido a menudo hablando de muertes, y de almas perdidas que están atrapadas en el umbral y que necesitan continuar su camino hacia la luz.

En mi caso, llevo los últimos años muy conectado con este tema, así que esa resonancia habla también de una especie de sensibilidad para entender y ayudar en el proceso de los que marchan hacia nuestro hogar espiritual.

 

Conclusiones

Tras exponer todo lo que me ha venido, siento que son varias las cosas con las que este suceso parece conectarme en el momento actual. Y puesto que todos estamos conectados, tal vez con algo o con mucho de lo dicho aquí te identifiques tú también ahora. Hablando de mi experiencia no pretendo resultar egoico, sino compartir para servirte de espejo en tu propio proceso.

Ese esperar en los últimos días, ha propiciado que me encontrara con otros viajeros que venían de zonas desconocidas para la mayor parte de caminantes y que resuenan con lo que andaba buscando.
Muchos de estos temas han formado parte de mi vida, pero creo que lo que me resuena fuerte ahora, tiene que ver especialmente con ese proceso de desapego que creí terminado, y en el que aún debo subir para nota. Y también con la espera como consejo, en este momento en el que me disponía a lanzarme hacia otros lugares sin tener claro a dónde quería ir realmente.

Ese esperar en los últimos días, ha propiciado que me encontrara con otros viajeros que venían de zonas desconocidas para la mayor parte de caminantes y que resuenan con lo que andaba buscando.

De corazón espero no haber sonado irrespetuoso con la desgracia de este chico, y que pueda seguir su camino para descansar en paz.

 

*Imagen destacada de cielo sobrevolado llegando al valle de Kathmandú, Nepal. Emilio Ramón.

Share: