2020-manos-sostienen

2020: ¿Qué puede sugerirnos desde la numerología?

 

En el modo cisne del 2, que ya ha abandonado el victimismo del patito feo, aceptaremos ese sumar, multiplicarnos hasta el 4. Salir de la parálisis y la procrastinación, para pasar a la acción y activar ese gran cambio que la vida nos pone delante.

 

Si nuestro 2 está en luz utilizaremos todo eso para sumar esos 2 y convertirlos en la capacidad de concretar y materializar del 4.
Me gustaría aportar mi granito de arena, aún desde el primer mes de este 2020. Y hacerlo más allá de todas las predicciones que se han hecho, y en las que no voy a entrar, principalmente porque no me dedico a eso.

Intentaré centrarme en lo que este año puede sugerirnos en cuanto a su energía, a partir de la numerología y lo que me susurran sus números. Por lo tanto, esto es una intuición e interpretación personal, no algo que deba ir a misa, por supuesto.

 

Algunas consideraciones previas

Partamos, en primer lugar, de la base de que cada uno de nosotros somos energía y vibración, una vibración compleja. Además, cada ser atraviesa particularmente su propio proceso de evolución. Esa vibración y ese camino se expresa en el cosmos en forma de números y de secuencias numéricas.

La energía y vibración que estos números imprimen a nuestra realidad desde esa matriz compartida será algo que, como los astros o una luna llena, nos afectará de algún modo.
Así, podríamos afirmar que lo que somos aquí y ahora está conectado a un conjunto de números, que todo lo que somos y la forma en la que nos movemos, nuestro bagaje, todo puede decodificarse numéricamente.

Y cada uno portamos una esencia y unos ropajes más o menos efímeros en nuestra vida, que también equivalen a números.

 

pista-atletismo-numeros

 

En nuestra fecha de nacimiento, en nuestro nombre, hay números vibrando, por ejemplo. Todo esto podría ser equivalente a la posición de salida que tomamos en la carrera de la vida. Y desde ahí la gracia y el reto consistirá en ver cómo nos desenvolvemos en cada una de las calles de nuestra particular pista de atletismo.

 

Nuestra vibración y la de la matriz en la que vivimos

Además de nuestra propia idiosincrasia, hay que tener en cuenta qué papel juega el entorno, las personas que nos rodean, con las que nos relacionamos… No estamos solos, jugamos en equipo.

Todos, y todo lo que hay en esta matriz que compartimos está conectado con nosotros y, por consiguiente, nos importa. Por lo tanto, habría que hacerse esta pregunta más allá de nuestra vibración personal:

 

¿Cuántas veces aludimos a ese 2020 de alguna manera…

… lo escribimos, decimos y oímos infinidad de veces durante este año y lo visualizamos otras tantas?

Así pues, de alguna forma, y más allá de nuestros procesos internos personales, la energía y vibración que estos números imprimen a nuestra realidad desde esa matriz compartida será algo que, como los astros o una luna llena, nos afectará de algún modo. Creo que es interesante tenerlo en cuenta.

 

matriz-numeros

 

2020: El cambio de ciclo y la materialización

Y, para empezar, sería bueno puntualizar que la década se iniciará realmente en 2021 y no ahora.

Decreto: me abro al gran cambio en mi vida. Permito a la Rueda de la Fortuna girar y me subo a ella con alegría.
Es este 2020, una especie de año cero; entramos en la energía del cambio de un ciclo, un movimiento hacia un tiempo nuevo.

Cuando la energía que nos llega de afuera es de grandes cambios, podemos sumarnos o resistirnos, en cuyo último caso es posible que suframos por no sentir que fluimos con el orden natural de las cosas y de los tiempos.

No se trata de no hacer nada si sentimos que las cosas no están bien. Pero si podemos hacer algo en una dirección lo hacemos y, si no está en nuestra mano, lo aceptamos y seguimos nuestro camino sin resistencias. Resistirse y no aceptar lo que llega es algo que lo único que hará será apagar nuestra energía y que no se enfoque creativamente, al perderse en el lamento y la queja improductivos.

 

Ciclos de 9 años

En numerología se cuentan los ciclos en años del 1 al 9.

El 10 es el cambio de ciclo que dará lugar a un nuevo 1.

Teniendo en cuenta esto, podemos contemplar y deconstruir este 2020 de las siguientes formas:

 

1- 2020 es un año 0 o año 10

2019, entre otras cosas y dentro de su ciclo de nueve años, era un año 9, así que simbólicamente fue el fin de una etapa. El 10, en este caso el 20, es una especie de tránsito o de rueda de la fortuna que se mueve hacia esa energía de inicio que simbolizará 2021.

Cambio de ciclo y de etapa. Movimiento de marcha hacia un nuevo inicio.

¿Nos moveremos hacia adelante, aceptaremos los grandes cambios en nuestro entorno con los brazos abiertos? ¿O bloquearemos las posibilidades que la nueva realidad compartida nos ofrece por aferrarnos a lo que conocemos o a la idea de lo que debería ser y no es?

 

2020-rueda-fortuna-emilio-ramon

Decreto: me abro al gran cambio en mi vida. Permito a la Rueda de la Fortuna girar y me subo a ella con alegría.

 

2- 2020 es un año 2.

Y además doble. Podemos notar la fuerza de ese 2 más en positivo o en negativo, según cómo estemos con esa vibración y con lo femenino y receptivo, con nuestra madre o la maternidad. Todo esto se puede acentuar en el mes dos del año, febrero.

 

numero-2

 

Luces del 2

Gran intuición y receptividad, sensibilidad muy acusada, visión, clarividencia, armonía en la pareja o las relaciones, buena relación con nuestra madre y aceptación de lo femenino en nosotros y en los demás. Capacidad de manifestar la ternura y de escuchar al otro, gran empatía.

 

Sombras del 2

Un 4 es 4 si esas cuatro patas de la mesa que lo forman están equilibradas en cuanto a sus 2 extremos.
Dualidad, indecisión, dudas, incapacidad de manifestar nuestro lado femenino y receptivo, nuestra ternura, o desequlibrio en cuanto a lo femenino y lo masculino.

Introversión excesiva. Hipersensibilidad. Estar más en contra del otro y de lo masculino o en carencia de energía masculina (necesaria para concretar), que dispuestos a sumar con lo masculino hacia ese 4.

 

3- 2020 puede verse también como un año 22

(Sin tener, tal vez,  como número maestro la fuerza que tendrá 2022 en ese sentido).

El 22 es un número maestro, igual que el 11 o el 33, por ejemplo. Es una vibración que domina todo lo que significa la creación de estructuras en pos del bien común. Con un 2 en sombra más tendente a aislarse, o a no creer en sí mismo, esta posible energía del 22, que es un 4 muy poderoso, se desperdiciará.

Curiosamente, la foto de la noria anterior la tomé un día 22 y hoy, sin saberlo conscientemente, me ha llamado poderosamente para ilustrar lo que escribo en este momento.

 

4- 2020 es un año 4

Al reducir el año a un solo dígito tenemos un 4, y por tanto la vibración principal en esta secuencia con la que identificamos nuestro año en curso. Pero hay que tener en cuenta también ese 2 doble que lo constituye, como he dicho más arriba. Un 4 es 4 si esas cuatro patas de la mesa que lo forman están equilibradas en cuanto a sus 2 extremos.

Todo esto se puede acentuar en el mes cuatro del año, abril.

 

numero-4-en-el-asfalto

 

Luces del 4

Capacidad de concretar y materializar, de trabajo y constancia, de someterse a un orden, a un trabajo en equipo, a unas normas y estructuras, aceptar la autoridad y las jerarquías.

Energía o relación con lo masculino equilibrada.

El 4 es también la tierra, las raíces y la armonía con esa madre tierra que nos da la abundancia necesaria para tener estabilidad. Este año eminentemente 4 tenemos la oportunidad de sanar mucho con las raíces de nuestro árbol genealógico, con nuestras raíces y linajes, con todo lo que represente la energía masculina, con la autoridad y las estructuras. De enraizarnos y trabajar el encontrar nuestro lugar.

 

Sombras del 4

Cerrazón, excesiva racionalidad, miedos paralizantes. Procrastinación, pereza. Exceso de energía masculina y falta de receptividad y energía femenina. Al revés, carencia de energía masculina y exceso de energía femenina.

Un 4 cerrado debe mirarse, como ese cisne con forma de 2, en las aguas del estanque de la vida para aprovechar la energía o intuición que el 2 siempre puede aportarnos.
Si estamos también en sombra en esa vibración 4, podremos experimentar resistencias a la hora de trabajar y ser constantes, mucha dispersión o pereza, dudas sobre si por aquí o por allí, miedos…

Si tenemos un exceso de energía femenina 2 o estamos peleados con lo masculino, con el padre o alguna figura masculina en nuestra familia o ancestros, si tenemos problemas con la autoridad o con la falta de esta, llevaremos mal este año tan 4. O quizá sea una gran oportunidad de sanarnos y equilibrarnos en ese aspecto.

 

¿Pero, quién hay entre el 2 y el 4?: el 3

Entre el 2 y el 4 está el 3, de quien no podemos olvidarnos. Para vibrar en 4, y puesto que seguimos siempre una progresión ascendente, deberemos pasar desde la tendencia al recogimiento del 2 a la apertura y entusiasmo del 3, a su extroversión y creatividad, para poder encender la chispa de ilusión que nos ponga manos a la obra en ese 4.

Es por eso que este año 2020 tenemos una gran oportunidad para revisar cómo estamos en cada una de esas vibraciones, pues esto podrá significar un fluir con las energías que favorecen este año o ir por otro lado y tal vez encontrar resistencias o fracasos en proyectos, relaciones, etc.

 

Conclusiones: patito feo victimista versus cisne empoderado

El 2 puede tener forma de patito feo si estamos en sus sombras, o puede reconocer el cisne que lleva dentro y que es y atreverse a sumar para llegar a ese 4.

Salir de la introspección del 2, más proclive a quedarse en casa, para lanzarse a la acción del 4 que lleva a buen puerto con trabajo y constancia las cosas.

 

El síndrome del patito feo

Con ese patito feo todo lo que sea concretar se nos escapará una y otra vez, le tendremos alergia al orden y a la disciplina, a la autoridad.

El 2 significa eso, 2, que hay otro, y que hay que sumar o tener en cuenta la opinión de los demás, escuchar más.
Nos moveremos en una gran sensación de inestabilidad e inmobilismo. Sentiremos que no podemos con el mundo, con la vida y con este año, que desearemos ver acabar de nuevo cuanto antes en lugar de aprovechar sus oportunidades. Nos quedaremos en una eterna gestación en ese 2, en lugar de poner acción en el 4.

Es conveniente aceptar y asumir ese nuevo ciclo con todo lo que se nos presenta, sin pasarnos el año quejándonos de por qué las cosas no siguen como estaban porque nos gustaban más antes (aunque, si nos hemos instalado en el victimismo y en la queja, sabemos que nunca nos gustaron y siempre estuvieron mejor en cualquier tiempo pasado).

 

dos-cisnes

 

Un cisne más otro cisne es igual a 4

En el modo cisne del 2, que ya ha abandonado el victimismo del patiro feo, aceptaremos ese sumar, multiplicarnos hasta el 4. Salir de la parálisis y la procrastinación, para pasar a la acción y activar ese gran cambio que la vida nos pone delante.

El cisne que se une a otro cisne para ser 2, energía y polaridad masculina y energía y polaridad femenina, triunfará este año. ¡Cómo no, con esa actitud y disposición!

Un 4 cerrado debe mirarse, como ese cisne con forma de 2, en las aguas del estanque de la vida para aprovechar la energía o intuición que el 2 siempre puede aportarnos.
El 2 este año no puede olvidarse de algo esencial. Aunque pueda haber a veces una tendencia al aislamiento, si la vibración está en sombra o está en un tiempo de recogimiento necesario, ante todo el 2 significa eso, 2, que hay otro, y que hay que sumar o tener en cuenta la opinión de los demás, escuchar más.

Un 4 en sombra tampoco se caracteriza por estar muy abierto que digamos, por escuchar lo que le viene del exterior. Es más desconfiado, incrédulo o excesivamente racional.

Cuidado si cojeamos de ese pie, pues podríamos dejar pasar muchas lecciones, ideas, personas interesantes a lo largo de este año. Por cerrar la puerta antes de oír qué nos tienen que decir.

Un 4 cerrado debe mirarse, como ese cisne con forma de 2, en las aguas del estanque de la vida para aprovechar la energía o intuición que el 2 siempre puede aportarnos.

Intuición y sensibilidad 2 + trabajo y constancia 4= ¡Éxito asegurado!

 

 

¿Te gustaría una lectura numerológica conmigo?

Todo lo que has leído aquí puede tener mucho más sentido si conoces tu numerología en profundidad, tus potenciales y retos. Si te interesa, escríbeme al formulario de contacto y te informaré encantado.

 

 

Notas

*Imagen destacada de manos sosteniendo al año 2020 cedida por Gerd Altmann en Pixabay.

**Imagen del número 2, cedida por Liza Trinidad en Pixabay.

***Imagen del número 4, cedida por Hebi B. en Pixabay.

****Imagen de pista de atletismo, cedida por Pexels en Pixabay

*****Imagen de matriz, cedida por Jae Rue en Pixabay

******Imagen de familia ante la noria en el Port Vell de Barcelona (22-12-19), por Emilio Ramón. © suikawari.com.

*******Imagen de dos cisnes, cedida por Markus Baumeler en Pixabay

Share: