corazon-verde-jardin

 

¡Alegría, que se apaguen los televisores y nazcan los niños que van a construir la nueva Tierra. Alegría, que desborde!
Hoy he venido de la calle, de la compra como excusa para oler de nuevo el mar, los seres humanos, y he llegado con una tristeza por una situación y a la vez con un poema, y con una alegría que no podía contener a pesar de todo, pues estoy siendo testigo de auténticos milagros estos días. En mí y en otras personas y en el mundo.

¿Qué le voy a hacer, debería sentirme triste?, ¿Es eso lo que entienden algunos como solidaridad?

Entre números, tristezas y alegrías, ha salido el poema, la reflexión y las palabras de mis amados guías que no querían perderse la gran fiesta. Ya se lo digo en broma: a veces ya no sé cuándo hablo yo y cuándo habláis vosotros, ¡vamos a empezar a tener que firmar como Lennon y McCartney jajajaja! «Firma tú todo, dicen, ¡apúntate el tanto, cariño!».

Todo se confunde en un estado de gozo y de amor extático cuando estáis cerca. Como un místico se me sale el corazón por la boca por vuestra culpa, y por la de algunas personas maravillosas que se van cruzando en mi camino también.

Que sepáis que os amo hoy con toda mi alma, más que nunca mil gracias. En fin, si empecé hablando de números, con un poema esbozado en la mente, y acabé como un ventrílocuo hablando con mis muñecos, no te extrañe, a ti lector, lectora, el resultado extraño y loco de lo que vas a leer aquí. Ahí va:

 

20-3-20/ 20-3-2020 (2-3-2/2-3-4).

La fecha de hoy trae simbólicamente mucha información del momento en el que estamos colectivamente.

numero-2Si la observamos desde la numerología, y desde lo que esos números pueden susurrarnos, vemos al 3 de marzo, la primavera y la apertura, encerrado entre el 2 que lo flanquea y que simboliza el recogimiento, la parada, la gestación de algo.

El 3 está queriendo explotar de verde, las flores se están conteniendo en una primavera que, aunque afuera aún no pueda manifestarse, está rabiosa por salir, por mostrarse.

Desde la perspectiva de esta fecha como un 2-3-2, que coincide con mi momento personal también, así lo siento.

numero-4-en-el-asfaltoCuando en lugar del año 20 lo tomamos como el año completo, 2020, podemos ver que aún ese 2 parece tener más fuerza si lo tomamos aislado, pero si lo sumamos, si entendemos la oportunidad de ese vibrar colectivamente hacia la suma, lo convertimos en un 4 lleno de posibilidades materiales, de concreción, de conexión con la tierra, las raíces, los nuestros, el clan.

Esta situación está sirviendo para que cada cual se vea reflejado desde esas energías.

¿Cómo está tu 2, dispuesto a sumar o sigue enfocado en la dualidad?

¿Se da cuenta de que 2 significa contar con el otro, reconocerlo, escucharlo, abrazarlo, o tal vez sigue empeñado en ver separación y al otro como un enemigo potencial?

Hoy esta fecha nos habla, casi nos grita: ¡Sumad, sumad, sumad!!!

Como en aquel gran apagón de Nueva York el 9-11-65 que hizo nacer una especie de baby boom, los números hoy nos gritan:

¡Apagad la tele! Usad la tecnología para conectaros y no para aislaros. Llamad a vuestros seres queridos, gastad todos los datos, que arda el teléfono, que vuestras compañías ya os dicen que tenéis llamadas ilimitadas. ¿Pero las tenéis en el corazón o solo en el teléfono?

¡Alegría, que se apaguen los televisores y nazcan los niños que van a construir la nueva Tierra. Alegría, que desborde!

Quedaos en casa, sí, pero no porque os lo digan cuatro mentecatos, quedaos porque estáis deseando hacerle el amor a vuestra pareja y un precioso bebé con vuestro amor. O recuperar un amor que se apagó, reconocedlo, volved a revivirlo como unas brasas que con una brisa se encienden de nuevo.

 

¿A dónde va usted?

No, no quieren frenar el virus,
quieren frenar la alegría.
Pero qué más da, qué más os da,
para quién trabaja ya la policía.
Si querían encender la rabia, el miedo,
les salió el tiro por la culata,
y el amor encendió los corazones.
Ay, qué alegría de hermosas contradicciones.
No, no quieren frenar el virus,
quieren frenar la alegría.
Pero a esa solo la paran de noche,
a hurtadillas, jamás de día.
Hoy un policía paraba gente
muy serio, muy triste.
«¿A dónde va usted?», decía.
Qué lástima veía en sus ojos,
no podía ocultar su tristeza esa mascarilla.
Con un buenos días y una bolsa de la compra
le he lanzado una profecía, silenciosa.
Algún día, te curarás de esas sombras, amigo,
algún día. Desde aquí te animo.
No, no quieren frenar el virus,
quieren frenar la alegría. Pero ya no se puede,
porque ni al amor se lo mata con escopetas,
ni menos aún con virus, ni bacterias.
Que el 19, aunque le pongan nombre de malo
es un SOL como una catedral,
y entre la desinformación podemos empezar
a ver en ese número la peor plaga
o la mayor bendición para la humanidad.
NO, no querían frenar el virus,
querían frenar la alegría.
Que el sol se cuele por las rendijas
de ese corazón apolillado, que salga el sol en ti,
en este nuevo día.
Te amo.

Emilio Ramón-Suikawari +

 

Si quieres leer más artículos sobre numerología y este 2020 puedes hacerlo entrando en la categoría del mismo nombre: «Numerología».

 

Notas

*Imagen de ventana en forma de corazón verde por Bianca Mentil en Pixabay

**Imágenes del número 2 y 4 cedidas por Pixabay.

***Por cierto, donde dice que «no te quedes en casa porque lo digan cuatro mentecatos», entiendo que sabrás leer entre líneas y no sentirte ofendido si eres de quienes lo has aconsejado desde el corazón y sabiendo por qué lo dices. Se refieren a quienes replican sin saber, sin tener verdadera información, a quienes lo dicen desde la ineptitud o las intenciones de control y manipulación.

+Como no me llegan nunca sus palabras firmadas, llamo Suikawari cariñosamente a todos los seres de luz, guías y maestros con los que trabajo.

Share: